Soy adicto

0
127

About The Author

Querida María Jimena Duzán, como veo que no solo eres investigadora de chanchullos, torcidos, entuertos, asesinatos y masacre de campesinos sino también de la psique humana y de sus adicciones, pues…pues… tendré que darte las gracias por haber conminando al presidente a que hablara de sus dependencias ya que tu certero y profesional diagnóstico clínico hizo metástasis en mi humanidad instándome y junto al mandatario a salir del clóset y hablar de las adicciones que me tienen abocado a delirios, irresponsabilidades y paranoias: SÍ, SOY ADICTO, adicto a la yerba mate de madrugada, luego al café oscuro, a barrer la cama de los perros, a limpiarle la mierda a las gallinas, al casabe con huevos blandos y queso Chitagá, a llenarme de información sobre el genocidio a los palestinos, a tirar azadón y arrancar yuca, a seguir las hormigas hasta sus cuevas y bombardearlas con el mata insectos para que no se lleven las flores del jardín que protejo de la misma manera que los adictos al bazuco lo hacen con su pipa. Sí, María Jimena, SOY ADICTO y que mejor tu diván de la revista Cambio para empezar mi tratamiento a estas dependencias que tienen trastocado mi juicio, pérdida de la razón y disparada la paranoia: SOY ADICTO a caminatas de más de seis horas, a bañarme desnudo en los ríos, a quedarme flotando cual marioneta contemplando el ocaso y a la usanza de los consumidores de Fentanilo, a leer una y otra vez a Bradbury y Dostoievski: con sus páginas hago pitillos e inhalo sus palabras e ideas como si fuese un cocainómano. Sí, María Jimena, SOY ADICTO al rock de ACDC, Pink Floyd y Nirvana: consumo sus letras y luego divago por los vericuetos de las fantasías propias de los consumidores de bóxer. Sí, SOY ADICTO: cual heroinómano no pasa un día sin inyectar mi intelecto con buenos libros, información certera, música profunda y aire fresco que baja de la montaña hasta mis pulmones. Gracias, querida colega, me has quitado un peso de encima y ahora podré hablar desinhibido como si fuese un adicto al alcohol: en tu diván encomiendo mi tratamiento, en tu pluma confío mi recuperación.

*Roque Monteiro. comunicador social – periodista retirado, fotógrafo sin cámara, autor de varias novelas, cultivador de yuca y viajero incansable. Miembro del colectivo Psicolombianos de Diván.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.