Subsidio al empleo: El diablo está en los detalles

1
950

En carta abierta de la periodista y librera, Claudia Morales, se pone en evidencia que el Programa de Apoyo al Empleo Formal -PAEF-, anunciado por el Gobierno, contiene restricciones discriminatorias y desproporcionadas que lo hacen inconstitucional. La Línea del Medio publica la carta completa.

El Gobierno de Iván Duque acaba de lanzar un plan que pretende apoyar a los empresarios colombianos con un subsidio al pago de las nóminas de las empresas afectadas en sus ingresos en medio de esta coyuntura causada por el Covid-19. Amparado en la emergencia económica, el 8 de mayo fue expedido el decreto 639 de 2020 por el cual crea el Programa de Apoyo al Empleo Formal -PAEF-, que autoriza la destinación de recursos para subsidiar el 40% de un salario mínimo. La intención es aliviar la situación de los trabajadores, las empresas y la economía en general: el subsidio cubriría a las empresas afectadas en sus ingresos en al menos un 20%, con un aporte mensual en mayo, junio y julio y sería canalizado a través del sistema financiero.

Todo eso es plausible: cualquier ayuda es bienvenida. Sin embargo, el decreto mostró rápido algunas falencias: en principio esos beneficios sólo estaban destinados para las personas jurídicas, lo que deja en total desamparo al 72% de las empresas de este país, según datos de Confecámaras. En declaraciones del 13 de mayo a W Radio, el ministro Alberto Carrasquilla aceptó que el decreto fue redactado con premura y que esa falla será corregida. En esa misma intervención, soltó una perla que ha pasado desapercibida para muchos; dijo, en palabras textuales: “Estamos sacando un decreto que dice que las personas naturales que tengan tres o más empleados quedan incluidos en el subsidio a la nómina, pero para el siguiente mes deben organizarse como personas jurídicas“.

Y ahí está el detalle. De hecho, son dos detalles. El primero es que esa promesa de incluir a las personas naturales tiene la trampa de obligarlos a conformar una persona jurídica y, segundo, que para obtener el beneficio los empresarios tienen que tener como mínimo tres empleados. No sólo es inconstitucional obligar a los colombianos a crear personas jurídicas para recibir un subsidio, sino que la cifra de tres empleados no está sustentada bajo ningún parámetro técnico: ¿por qué no dos o cuatro, por decir cualquier otro número? ¿Qué pasa con las empresas unipersonales?

La periodista y librera Claudia Morales ha dado una fuerte batalla en redes sociales en este último sentido. Hoy su librería Árbol de Libros, en Armenia, está al borde de la quiebra como miles de empresas pequeñas en este país. La Línea del Medio respalda su reclamo desesperado para que el Gobierno revise esta medida y elimine la obligación de conformar una persona jurídica de tener como mínimo tres empleados -que, en su caso cumple, pero sabe que otras empresas no-.

A continuación publicamos una carta que ella elevó el 13 de mayo a los ministros de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla; Trabajo, Ángel Custodio Cabrera y Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, que explica con claridad el respaldo jurídico de los reclamos que hace a nombre propio y de millones de empresarios en Colombia.

Carta-a-ministros-sobre-PAEF-Claudia-Morales

1 COMENTARIO

  1. Excelente carta, de manera clara y concisa, pone las cosas claras. No sabía que el Ministro piensa exigir, que todos debamos contituirnos en personas juridícas. Definitivamente pareciera que fuera un decreto direccionado, como todo en este país, como las licitaciones sastre, a la medida de quién va dirigido. Inocentes nosotros que pensamos que por tener Rut, Cámara de Comercío, pagar Pila y Prestaciones Sociales, además de declarar Iva y Renta, podiamos ayudar a nuestros empleados. No aprendemos nunca, que algunos son más iguales que otros

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here