En un primer momento la confrontación de los EEUU – Irán disparó los precios del petróleo, alentados por el temor a la eventual interrupción de suministro al mercado, si se daba un escalamiento del conflicto.

El mayor riesgo que se podría encarar es el posible cierre, con el que ha venido amenazando Irán, del estrecho de Hormuz, ya que por allí transita el 30% de los 100 millones de barriles /día que se producen y comercializan. Pero, los expertos, por lo pronto, lo descartan.


El otro factor de incertidumbre radica en el hecho de que Irak es el teatro de la confrontación EEUU VS IRÁN y es uno de los principales productores de crudo, miembro además de la OPEP. Hasta ahora, las movidas del gobierno iraní y de Trump apuntan más hacia el desescalamiento que la exacerbación del conflicto y ello se ha reflejado en un relajamiento de la tensión, concomitantemente con la estabilización de los precios del crudo.


Como telón de fondo tenemos la decisión reciente de parte de la OPEP y sus aliados (24 países productores que controlan el 50% de la producción) de ampliar en 500 mil barriles/día el recorte a la producción a partir de este mes, completando los 2.1 millones de barriles/día, para mantener al alza los precios.


Colombia, que no es miembro de la OPEP, como país productor y exportador se beneficia del alza de los precios, de tal suerte que por cada dólar que sube recibe $420.000 millones adicionales de ingresos, amén de una mayor renta petrolera y mayores ingresos para las regiones por concepto de regalías.


La gran incógnita es saber cuales serán los pasos a seguir por parte del inescrutable Trump, caracterizado por su comportamiento ciclotímico y por ello mismo impredecible, máxime cuando sus decisiones responden y responderán en gran medida a su afán reeleccionista y al propósito de torpedear y contrarrestar el ‘impeachment’ en curso y las consecuencias que se puedan derivar del mismo.

*Amylkar Acosta, ex Ministro de Minas y Energía, ex Director de la Federación Nacional de Departamentos, Miembro de Número de la Asociación Colombiana de Ciencias Económicas, @amylkaracosta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here