Un agravio más contra la familia de Manuel Cepeda Vargas

0
1041

WP Post Author

El problema no está en las fallas técnicas sino en los funcionarios de este gobierno.

(Lea también: Presidente Duque, ¿usted sí le entregaría la presidencia a Gustavo Petro?)

Más de once años después, la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el asesinato de Manuel Cepeda Vargas sigue sin cumplirse. Este sábado, la Consejería Presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales agravió aun más a la familia cuando quebrantó su compromiso de transmisión del documental sobre la vida del senador.

El 26 de mayo de 2010, cuando el tribunal regional condenó a Colombia, los magistrados dejaron consignadas nueve medidas de reparación, entre ellas la publicación de un libro y la realización de un documental.

“El Estado debe realizar una publicación y un documental audiovisual sobre la vida política, periodística y rol político del Senador Manuel Cepeda Vargas en coordinación con los familiares y difundirlo, en los términos de los párrafos 228 y 229 de la presente sentencia”, dictaminaron.

En aras de contribuir a la memoria histórica, el documental debía ser proyectado “en un canal estatal de televisión de difusión nacional, una vez por semana durante un mes”, así como en un acto público en Bogotá, organizado en conjunto con las víctimas, es decir, con los hijos Iván y María, los hermanos y sus núcleos familiares directos. El Estado contaba con dos años para implementar las medidas.

La cinta fue producida por RTVC bajo la dirección del realizador Lisandro Duque y se titula “Manuel Cepeda. Un artista en la política”. Se filmó en 2017, fue entregada en julio de 2018 y, desde entonces, fue proyectada un par de veces en Canal Capital y en el Canal Institucional.

El acto público de lanzamiento que exigía la decisión internacional no pudo ser concertado con el gobierno de Juan Manuel Santos. Según Lisandro Duque, se pusieron trabas para organizarlo. Con las actuales autoridades, las dificultades se acentuaron y los familiares demoraron tres años y medio en coordinarlo. Es verdad que, además de la pandemia, los retrasos se dieron por situaciones de parte y parte, reconoció María Cepeda. Pero, lo cierto es que no existió entusiasmo gubernamental alguno para sacar adelante el evento.

Se había convenido un acto virtual. Luego de la presentación, sonaría el himno nacional y José Antequera, director del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, se encargaría de las palabras en memoria de Manuel Cepeda.  Las invitaciones habían sido cursadas y todo parecía listo para la proyección.

(Texto relacionado: La corrupción de la delegación anticorrupción)

La ausencia de respeto y empatía hacia las víctimas se hizo evidente este sábado. La audiencia escuchó el himno … dos veces. Y nada más. Nancy Patricia Gutiérrez, que debía iniciar con un reconocimiento solemne de esta transmisión como medida de reparación, apareció desde su carro, camino al aeropuerto, disculpándose por su mala conexión. Se salvó del ridículo público porque ella tampoco fue transmitida. Fueron 41 minutos de silencio.

Días antes, María Cepeda y sus familiares habían pedido una conexión temprana para verificar las condiciones técnicas. Les respondieron que quizás. Al final, solo les permitieron entrar a la plataforma cinco minutos antes. El guión también terminó siendo acordado a último minuto.

En todo caso, el senador Iván Cepeda calificó el hecho de “un agravio más”.

La Consejera Gutiérrez le replicó que ella sí acudió a la cita en este trino.

(Le puede interesar: Mauricio Aguilar: la plata, sí; la gente, no)

Sí estuvo… unos minutos y desde un carro. Las fallas técnicas no son el problema; los funcionarios de este gobierno, sí.

*Laura Gil, politóloga e internacionalista, directora de La Línea del Medio, @lauraggils

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here