Un lustro

0
30

WP Post Author

Eso cumplo hoy en Colombia.

El 29 de julio de 2017  crucé la frontera de la mano de doña Rosa Patiño quien me introdujo caminando por el puente Simón Bolívar a esta tierra que es mi hogar como consecuencia de la imposibilidad de retornar a Venezuela pero, sobre todo, por la generosidad general para conmigo.

Si la memoria no me llevare a cometer omisiones, uno a uno daría los nombres de las personas naturales del país que estos años de exilio han tratado de hacerlos más llevadero y sería mezquino de mi parte no reconocer que lo han logrado, sin olvidar – mas faltaba – la de los venezolanos en distintas partes del mundo que, de alguna manera, nos han apoyado.

Respecto de Colombia,  desde gente del común, como doña Rosa en quien personifico toda la bondad colombiana  como el gobierno del señor Presidente Santos que reconoció con celeridad la persecución judicial implementada contra quienes al país llegamos luego de nuestra designación como magistrados del Tribunal Supremo venezolano, todos han sido con este venezolano, supremamente amables, lo que hace más obligante aún mi comportamiento en el país.

Estos cinco años colombianos no han sido tiempo perdido.

Llegamos como abogado con una especialización en Derecho Procesal en nuestra tierra y si retornaremos mañana, lo haríamos con convalidación y tarjeta profesional más otra especialización – esta en Derecho Constitucional y Administrativo – una maestría en Ciencia Política y un máster en Derechos Humanos, conocimiento adquiridos que pondríamos al servicio del país como hoy lo están de Colombia, pero sobre todo, retornaríamos con el convencimiento  que la migración no es un problema sino una oportunidad, en tanto y cuanto el Estado receptor esté consciente de ello, dado que a la atención de quienes en esa condición en Colombia se encuentran y a la de los hijos de colombianos nacidos en Venezuela, nos hemos dedicado de manera prioritaria.

Gracias a estos años colombianos y el tiempo que le hemos dedicado a esa persona “en extrema condición de vulnerabilidad” como definió la Corte Constitucional a la mayoría del venezolano que aquí llegó,  este que les escribe es una mejor persona que la que salió del país aquel día de julio  y que donde le corresponda actuar, tratará siempre de enaltecer el gentilicio venezolano que me enorgullece.

Hoy, cuando como lo hice al entrar al país ese 29 de julio de 2017,  concurra en Villa del Rosario a la iglesia de la patrona de la ciudad  a dar gracias a nuestro Señor por la recepción colombiana  y su  protección  durante este tiempo, elevaré mis oraciones por todos, pero muy especialmente por quienes impedidos de retornar a Venezuela, no han tenido la misma suerte que yo.

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. Director de Fundación2Países @barraplural

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here