Si algo causa revuelo e indignación por estos días de pandemia, es el incremento súbito y desproporcionado en las tarifas de energía eléctrica, que afecta directamente el bolsillo de los ciudadanos.

No es para menos. ¿Cómo puede una familia de clase media, solventar sus necesidades básicas en medio de la crisis, si el costo del servicio de energía eléctrica en algunos casos hoy se ha elevado hasta medio salario mínimo mensual? Dentro de tanta indignación y molestia, se abrió una pequeña ventana que, al parecer, sería el antídoto de tranquilidad para los usuarios de la Electrificadora del Meta SA. Me refiero al debate de la asamblea departamental del Meta, al cual fue citado el gerente de la electrificadora junto a su gerente comercial. Lamentablemente, luego del debate, los usuarios y varios de los diputados no quedaron ni tranquilos ni satisfechos con lo manifestado por el gerente de la EMSA.                    

Dentro de tantas cosas que se dijeron, puedo concluir lo siguiente: primero, fue una presentación entre mentiras y verdades a medias y quiero resaltar las tres mentiras más grandes:

 “Que, de los seis componentes de la tarifa, solo dos son para la EMSA porque el resto se traslada 100% a otras entidades”. La verdad, los únicos valores que son 100% trasladados a otras entidades son el componente de Transmisión (T) y el componente de Otros Costos Asociados Al Mercado De Energía (O), del que no se dijo nada. Para el caso específico del Costo de Generación (G), que se cobra en la factura, está afectado por el MC (Costo Medio) y esa diferencia le corresponde a la EMSA. (Para ver la explicación de los componentes de una factura de energía ver Amylkar Acosta, La cascada alcista de las tarifas.

  1. “Que la Superintendencia De Servicios (SSPD) está avalando lo que hace la EMSA”, bajo el argumento “no hay evidencia que la EMSA se encuentre aplicando de forma incorrecta la metodología definida por la Comisión Regulatoria de Energía y Gas. El gerente hábilmente confundió al auditorio, porque es importante aclarar que, si no aplicara la metodología CREG, estaría incurriendo en un delito. Lo que no cuenta, ni tampoco lo dice la SSPD, es que, aplicando la misma metodología, la EMSA  podría haber ofrecido una tarifa más baja y evitar el alza desproporcionada, ya que la CREG establece los techos máximos y nunca hemos visto un análisis y la posibilidad de cobrar menos del valor máximo.
  • “Que se están haciendo obras y eso requiere la interrupción del servicio”. Otra de las grandes mentiras, pues hoy en día los trabajos de ingeniería eléctrica se hacen en caliente, es decir, sin interrumpir el servicio, lo cual se podría corroborar al mostrar los contratos que paga la empresa a sus contratistas. Además, si fuesen cortes programados para conectar equipos, estos pocas veces se hacen y, si se requiere, se deben de hacer programados en las horas de la madrugada e informando de forma amplia a los usuarios y con suficiente anticipación.

Además de las anteriores imprecisiones, quedaron más interrogantes sin explicar, por ejemplo:

  • Si la resolución 012 CREG del 06 febrero de 2020 permite diferir hasta en un año los incrementos súbitos y desproporcionados de tarifas, ¿por qué no utilizaron dicho mecanismo para no golpear al usuario con el alto costo de la prestación del servicio?;
  • ¿Por qué se repartió el 80% de las utilidades reportadas, alrededor de 70 mil millones de pesos, en medio de alzas súbitas y desproporcionadas de tarifas, sin mirar la posibilidad que parte de las utilidades se trasladaran como alivio tarifario?

De igual modo, el Gobierno también tiene una buena tajada de responsabilidad ante las alzas y es que, amparado en el estado de excepción, expidió los decretos 571,574,581 del año 2020, los cuales resumiré así:

  1. Los usuarios de los servicios públicos tienen derecho a diferir el pago sin intereses.
  2. El Gobierno nacional abre líneas de crédito a las empresas de servicios públicos E.S.P sin intereses.
  3. El Gobierno nacional cancela el pago de todos los subsidios rezagados del año 2019 o años anteriores y, por último,
  4. Las empresas podrán solicitar al Gobierno nacional el pago anticipado de subsidios. 

Se puede decir que dichas medidas terminaron ampliamente favoreciendo a las empresas y no al usuario, que era el objetivo de las medidas adoptadas y quien está cargando con el peso de las desproporcionadas tarifas.

A mi manera de ver, el problema de fondo está en la fórmula con la cual aparentemente el Gobierno nacional regula el precio de la energía, porque lo que existe es un “Cartel De La Generación”, llamado así porque son las encargadas de generar la energía que requiere el país, colocan a su antojo los precios de la energía que consume el país y ejercen gran presión sobre el Gobierno nacional argumentando que, una crisis de generación eléctrica traería consecuencias incalculables, cosa que obviamente genera temor y especulación con el costo de la energía.

Como toda crisis genera oportunidades, esperamos que ésta sea la oportunidad para que los dirigentes regionales de todo el país se unan en torno a una verdadera solución de fondo, que garantice una prestación del servicio de mayor calidad a menor costo. Por último, y al terminar de ver la intervención del gerente en la asamblea y escucharle decir “estar muy preocupado”, quiero decir que a él lo tienen no para preocuparse sino para ocuparse de los problemas y que somos nosotros los ciudadanos quienes esperamos que el gerente o la junta directiva nos respondan a los usuarios ya que, en esta pandemia la administración de la EMSA nos ha salido ENÉRGICAMENTE MUY COSTOSA.

*Edward Libreros Mamby, dirigente del movimiento somos la alternativa Villavicencio, miembro de defendamos La Paz capítulo – Meta, miembro LIDES. @EdwardMamby

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here