Una persona perfecta

Jaime Arracó Montoliu

Seix Barral

151 páginas

¿Qué es la esquizofrenia? o mejor, ¿qué es lo que llamamos una enfermedad mental? ¿Será acaso un lente distinto que permite atravesar las grietas de la realidad aparente? ¿Ese afán de ‘normalización’ – o ‘sanación’- será, más allá del intento por resolver un problema para quienes conviven con los ‘enfermos mentales’, un apuro por callar, por evitar las preguntas y la mirada inquisitiva del ‘paciente’?

Saturnino Freixa tiene 18 años y es esquizofrénico. Así lo diagnosticaron los psiquiatras. Él, en cambio, sabe que es una persona perfecta en su mundo. También está seguro de que adentro suyo habitan varias expresiones de él mismo, que cuando camina muchos Saturninos lo observan y respiran a su lado. Se sabe complejo, insondable, maravilloso, y está pagando un precio alto por ello: pánico, dolor y desbalance.

Su padre, sin embargo, lo ve como un tonto, un fracasado; el señor descubrió desde muy pronto que su hijo nunca sería el espejo suyo que tanto andaba buscando, ese otro quien reforzar sus ideas sobre la masculinidad, el amor, el éxito social. “Una persona perfecta” es la carta a un padre, un ajuste de cuentas doloroso, un forcejeo entre sujetos que se aman y se odian, personas que habitan varios cuerpos. ¿O será, tal vez, entre seres que conviven en uno solo? Narrada a través monólogos y anotaciones en diarios, Jaime Arracó Montoliu logró una novela visceral, que afecta el estómago y provoca más preguntas que respuestas: es que quizás el lector pueda sorprenderse al encontrar que también con él vive un Saturnino, que tiene muchas cosas que decirle a su padre -si es que lo conoce- y que hay cosas que ha tenido que callar, simplemente para que nadie diga que no es una persona perfecta.

*Mauricio Arroyave, periodista, lector caprichoso y frustrado librero, @mauroarroyave  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here