Una respuesta a Álvaro Uribe

0
2364

About The Author

En 17 meses, el PNIS del Acuerdo de Paz logró un 226% más área erradicada que lo alcanzado durante nueve años por el Programa Familias Guardabosques de Álvaro Uribe.

(Lea también: Nos dejaron solos)

La evidencia aportada por el propio gobierno nacional y las Naciones Unidas, es contundente e incontrovertible: mientras la erradicación forzosa de cultivos ilícitos ha estado, siempre, acompañada de resiembras superiores al 50- 60%, la sustitución voluntaria, sustentada en acuerdos con los campesinos, registra resiembras inferiores al 1%.

Con todo y ello, y a propósito de la conmemoración del 5º aniversario de la firma del Acuerdo de Paz del Teatro Colón, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, sin sustento diferente a su propio decir,  en carta enviada al secretario general de las Naciones Unidas  António Guterres, ofende  a cientos de miles de familias campesinas que  han sustituido sus  cultivos, y a las que exigen ingresar al programa, al acusarlas de  que “reciben el dinero, eliminan la droga en algunas parcelas, pero en el entorno se amplían los cultivos”.

Este ultraje a las comunidades campesinas, indígenas y afrocolombianas que subsisten en territorios afectados por las economías ilegales, enrarece el ambiente, destruye la confianza e invita a priorizar las medidas de fuerza, la erradicación forzosa y la confrontación. Sólo su propia conducta y la animadversión del Sr. Uribe contra todo lo que tenga que ver con el Acuerdo de Paz explican tan reprochable proceder; busca instalar, en el imaginario de compatriotas y la comunidad internacional, la idea de que los campesinos colombianos son tramposos.

(Texto relacionado: La ineludible reforma rural y agraria)

De otro lado, en la misma misiva el expresidente Uribe Vélez cuestiona la eficiencia, efectividad y costos del programa de sustitución de cultivos ilícitos definido por el Acuerdo de Paz del Teatro Colón (PNIS).  Sobre el particular, sin detrimento de ajustes al programa de sustitución concertada de cultivos de ilícitos que no su congelamiento como ha ocurrido, las evidencias son tozudas.

En sus informes de verificación de UNODC (Naciones Unidas), registra que con corte a noviembre de 2018 el total de hectáreas erradicadas de manera voluntaria por los campesinos era de 32.900. Es decir que en 17 meses el PNIS había logrado un 226% más área erradicada que lo alcanzado durante 9 años por el Programa Familias Guardabosques, con 14.557 hectáreas. Con corte a diciembre de 2020, el PNIS, con las mismas familias campesinas inscritas hasta agosto de 2018, había erradicado voluntariamente 43.711 hectáreas, esto es, 300% más que el Plan Colombia.

En la comunidad internacional se pone como ejemplo lo ocurrido en Tailandia, donde lograron erradicar y sustituir de manera voluntaria la totalidad de las 18.000 hectáreas de amapola que existían en ese país. Con fundamento en un arduo y persistente trabajo de 20 años y por sobre todo la construcción de confianza y equipo con los campesinos, Tailandia fue declarada en 2002 “país libre de amapola.

Es lamentable que el talante pendenciero, que tanto daño hace, impida construir algo similar en Colombia e invite a que prevalezcan el uso de la fuerza y la confrontación sobre el diálogo, la concertación y el acuerdo.

(Le puede interesar: Duque, el Mr. Hyde macondiano)

*Eduardo Díaz Uribe, exministro de Estado. @EdoDiazUribe

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.