Desde hace 20 años Vallenpaz contribuye a desmitificar la idea negativa que se tiene de la agricultura de pequeña escala relacionada con la supuesta baja productividad y aversión a la tecnología, la innovación, al riesgo y a los mercados.

El primer secuestro masivo en la ciudad de Cali se produjo el 30 de mayo de 1999 a las 10 de la mañana, 150 personas de la élite valluna fueron secuestradas por un comando de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional-ELN en la Iglesia La María- localizada en uno de los sectores más exclusivos de la ciudad. El impacto brutal y traumático provocó la reacción caleña, que no tuvo marcas taliónicas como las que hoy percibimos en un sector de la sociedad colombiana – ojo por ojo, diente por diente -; muy por el contrario, a los dos días 300.000 caleños salieron a la calle para mostrar la “no ira” como una postura de fuerza y dignidad, nunca de debilidad y servilismo.

Días después, la indignación no iracunda se expresó con un espíritu  que mira hacia el futuro.- Como en la antigua literatura médica de los griegos, el médico  Rodrigo Guerrero Velasco, sin perder de vista la semejanza profunda entre la ética y la medicina, relacionó el empeoramiento del Estado y, por tanto, de la naturaleza humana con las buenas y malas cosechas, y anticipándose a los Acuerdos de La Habana, propuso como contribución a la paz el desarrollo de las zonas de conflicto y creó para tal fin con otros miembros que hacen parte en la Cámara de Comercio  de Cali la Corporación Vallenpaz.

A nuestro juicio, una estrategita alternativa para la construcción de una paz territorial estable y duradera debe cimentarse en el propio esfuerzo organizado de las personas para participar en la solución de sus problemas y necesidades, formulando proyectos y buscando recursos para implementarlos. En el Valle del Cauca este proceso cuenta hoy con el apoyo de la Corporación Vallenpaz que presta apoyo técnico y financiero a organizaciones económicas y populares en más de veinte municipios del sur del Valle del Cauca y norte del Cauca; organizaciones desde donde se construye cooperación y solidaridad entre sí y con los otros. Son formas de trabajo en el ámbito de la producción agrícola y/o la comercialización de sus productos. Presenta un nivel organizativo que posibilita no solo la satisfacción de necesidades de subsistencia y el desarrollo de sus capacidades sino que logra satisfacer otras necesidades, tales como la participación, la identidad, la creación, el entendimiento y la libertad como bases para la transformación estructural del campo. 

Desde hace 20 años Vallenpaz contribuye a desmitificar la idea negativa que se tiene de la agricultura de pequeña escala relacionada con la supuesta baja productividad y aversión a la tecnología, la innovación, al riesgo y a los mercados. Su apuesta es por los “policultivos” en predios rurales hasta de una hectárea, bajo el  supuesto de que la eficiencia en el sector agrícola depende menos  de la escala de producción que de incorporar cambios tecnológicos, del acceso a la tierra de calidad y del acceso a mercados; su apuesta por la agricultura orgánica incluye no solo el acompañamiento técnico para mejorar la calidad de los suelos, también se preocupa por la comercialización de los productos campesinos en las grandes superficies .

Con el liderazgo y la dirección de María Helena Quiñones, el equipo de la Corporación Vallenpaz trabaja hoy en varios proyectos; uno de ellos es la reactivación económica de mil familias campesinas damnificadas de la ola invernal en 11 municipios del norte del Cauca. Este proyecto incluye asistencia técnica, gerencia de proyectos productivos, formación de talento organizacional, encadenamientos productivos, acceso a los derechos de los niños-niñas y jóvenes, pero, además, la “jefa María Helena” como cariñosamente la llaman sus colaboradores y colaboradoras, se ha propuesto incluir ideas y reflexiones que abren vías de acceso y avance para las mujeres. Desde su labor como Secretaria de Cultura y Turismo de Cali viene incluyendo las perspectivas étnico-raciales y de género; su actuar político administrativo ha abordado tales problemáticas con acciones positivas para las mujeres. -en igualdad de capacidades, prefiere las mujeres– con la coordinación de la Redprodepaz y la participación de GIZ “ProPaz -ForPaz”. Vallenpaz participa bajo su dirección como entidad facilitadora de Programas de Desarrollo y Paz -PDP-, en el proyecto “diseño e implementación de la estrategia de formación en torno al enfoque diferencial de género”. Con la intención de profundizar en el enfoque de género al interior de la entidad que dirige y replicar la experiencia en los 11 programas de reactivación económica que adelanta. 

Dos frases de Rodrigo Guerrero Velasco: “No es remplazar el Estado, es ayudar a recuperar la fe en el” –“No se destruye sino lo que se sustituye.” 

*Carlos Mendoza, arquitecto urbanista y defensor de los derechos humanos.   

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here