Vamos al paro

0
158

No había peor momento para una reforma tributaria.

Se avecina el próximo 28 de abril una gran jornada de movilización social de los sectores cívicos, estudiantiles, indígenas, campesinos, pensionados, transportadores contra la reforma tributaria, absolutamente inoportuna, injusta, regresiva y facilista. Es inoportuna, porque no puede haber peor momento de la vida social colombiana, de la vida económica, por la pandemia y también por las malas medidas que ha tomado el Gobierno en los últimos años. Vivimos un difícil momento con los más altos índices de pobreza, desempleo, informalidad y falta de ingresos de los colombianos. Está destruido el aparato productivo agropecuario, agroindustrial e industrial y esa iniciativa entierra las posibilidades de reactivación económica en nuestro país.

Es regresiva: el gran componente de los impuestos a recaudar por once billones de pesos viene del IVA, que lo paga todo el mundo, y catorce billones de pesos saldrán de rentas laborales de los trabajadores, incrementando los declarantes y los tributantes, y sólo un billón de pesos del patrimonio de los ricos, en total, 26 billones, un altísimo objetivo de recaudo.

Por otro lado, elimina rentas exentas de los trabajadores, los descuentos de las cuentas de ahorros de fomento a la construcción AFC y las deducciones de los ahorros de fondo de pensiones, cesantías y personas a cargo.

(Lea también: Una reforma regresiva e impopular)

El pueblo colombiano no tiene recursos y está desempleado, en estado de informalidad y de exclusión. No había peor momento para una reforma tributaria. Es injusta porque sólo recurre a meterle la mano al bolsillo del pueblo, a través del IVA, a través del impuesto a la renta a los trabajadores, de manera descarada.

Es facilista: le mete la mano solo al bolsillo del pueblo sin una lucha frontal contra la evasión, elusión, el contrabando y la corrupción. No revoca la Ley de Financiamiento de 2019, que otorgó exenciones, deducciones, beneficios, descuentos tributarios a los mega ricos, con el propósito de incrementar el empleo, algo que no sucedió. Les concedió más de diez billones de pesos que hoy le están haciendo falta al Gobierno.

Trae medidas de corte antipopular como la aplicación del 19% para los servicios públicos para los estratos 4, 5 y 6. Los subsidios cruzados de pronto desaparecen y se encarecerán los servicios públicos para los estratos 1, 2 y 3. Se incrementarán los precios de los productos de la canasta básica familiar, como la carne de cerdo, res y pollo, papa, arroz, café, panela, chocolate.

(Texto relacionado: Votaré no a la reforma y le diré sí al paro)

Se autorizan peajes urbanos, habrá peajes en carreteras para motos, se incrementará en más de mil pesos el galón de combustible, habrá impuestos de rentas para salarios superiores a 2.6 millones de pesos mensuales, se incrementará el precio del gas, habrá nuevo impuesto vehicular. Hay mucha letra menuda en un proyecto de 163 artículos, 300 páginas y con medidas absolutamente inconvenientes en su mayoría. Por otro lado, se manifiesta que habrá compra de aviones de guerra por 14 billones, se pagará deuda externa y solamente un doce por ciento se dedicará a inversión social que son los subsidios a la población vulnerable.

Por ningún motivo, acompañaré esta reforma tributaria; desde ya, anuncio mi voto negativo. Ojalá que la mayoría de los partidos cierren filas y hagan lo mismo. Muchas colectividades han manifestado también su desacuerdo y esperemos que se mantengan en esa postura sensata y del lado de los colombianos.

También saldremos a la calle a manifestar nuestro rechazo porque el Gobierno ha destruido el proceso de paz, ha destruido sus instrumentos, ha destruido los procesos de restitución de tierras y de sustitución de cultivos de uso ilícito, porque con eso ha promovido la muerte de indígenas, de líderes sociales en múltiples masacres. Promueve atentados al medio ambiente, a la vida, con la minería en los páramos con el fracking que contamina los acuíferos, con las fumigaciones indiscriminadas en nuestro territorio.

(Le puede interesar: La democracia tiene doliente)

Por la democracia, por la vida, por la Paz, por la justicia social, el medio ambiente, la cita es este 28 de abril. ¡Todos a la calle!

*Guillermo García Realpe, Senador, @GGarciaRealpe

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here