El voto colombiano en Estados Unidos

1
488

WP Post Author

Mal harían los colombianos que han llegado a Estados Unidos a hacer realidad sus sueños y que, con tanto esfuerzo, se han ganado el derecho a votar, apoyar a quien los trata de invasores.

Este año histérico no podría terminar de otra forma que con elecciones en Estados Unidos. El país que tan mal manejo le ha dado a la pandemia, en medio de una recesión, y con una ciudadanía agitada contra la discriminación, la corrupción y el abuso policial, está en las urnas eligiendo su próximo presidente y, los colombianos, por supuesto, metidos en el tropel.

El gobierno colombiano estima que un millón y medio de colombianos vive en Estados Unidos; organizaciones internacionales y ONGs sostienen que son dos millones y medio. La dificultad para dar una cifra exacta es tan amplia como las opciones que tienen los migrantes para quedarse en el país norteamericano, tanto los legales como los ilegales. Lo cierto es que la comunidad colombiana en Estados Unidos es una de las más importantes y que Colombia es el principal aliado de los gringos en Latinoamérica.

Esto, por supuesto, no ha sido ignorado por los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, para los que las cifras sí son claras. Un poco más de 600 mil votantes colombianos representan desde luego un importante fortín electoral por el que vale la pena desde trinar al estilo de Trump o escribir un artículo completo como lo hizo Biden para El Tiempo.

Si bien es cierto que la mayoría de hispanos tienen una fuerte tendencia a apoyar candidatos demócratas, también es cierto que la población latina en Estados Unidos no se puede considerar homogénea; cubanos, venezolanos y latinos protestantes y evangélicos tienden a apoyar la opción republicana.

La comunidad colombiana es también heterogénea. Aunque la gran mayoría sigue siendo demócrata, hay varias razones, eso sí, inconsistentes, que alientan a algunos colombianos a apoyar a Trump. Parecerá mentira, pero las técnicas del uribismo de “enverracar” a la gente para votar por el no en el plebiscito, o asustarlos con el cuento del castrochavismo y de que nos íbamos a volver como Venezuela, están siendo utilizadas por los republicanos.

Trump ha dicho que Uribe es un Héroe y se refirió al Acuerdo de Paz como el acuerdo entre Obama, Biden, Santos y los carteles de droga; en contraste, Biden, que además jugó un papel primordial en la implementación del Plan Colombia, ha defendido el Acuerdo y se ha referido a Colombia como el pilar de las relaciones de Estados Unidos con Latinoamérica y el Caribe.

Los republicanos han dicho que Biden volverá socialista el sistema económico estadounidense, lo cual asusta mucho a los latinos, para los que las únicas referencias de socialismo son Venezuela y Nicaragua. Es muy fácil darse cuenta de que Biden es un candidato moderado, más de centro que de izquierda, pero, aún más importante, sería preguntarse: ¿qué es lo malo de la economía social de mercado alemana o del sistema sueco o noruego?

Debatamos el sistema económico en democracia, pero no permitamos que sea la democracia la que esté en discusión.

Si hay algo que debe ser reformado en Estados Unidos es el sistema electoral. El voto popular debe ser el instrumento para elegir a la persona más poderosa del mundo; el colegio electoral cumplió su propósito en sus inicios, pero hoy está siendo motivo de frustración y pérdida de confianza en un sistema que sólo ha beneficiado a los republicanos al llegar al poder aún habiendo perdido en la urnas.

Este año la participación va en aumento y seguramente serán más los votos latinos y, por supuesto, los colombianos. Florida es un estado clave donde Trump ganó por menos del 2% y donde otras elecciones se han definido por menos del 1%.  Unos 150.000 votantes colombianos en este estado pueden virar el resultado; no es coincidencia la atención de los dos candidatos a nuestro país.

El discurso racista, misógino y homofóbico ha volcado a las urnas a muchos ciudadanos que antes estaban indecisos; no puede ser que los latinos necesiten entender, además de ser llamados violadores, criminales y asesinos, que no hacen parte del selecto grupo de blancos supremacistas al que Trump defiende y para los que él gobierna. Mal harían los colombianos que han llegado a Estados Unidos a hacer realidad sus sueños y que, con tanto esfuerzo, se han ganado el derecho a votar, apoyar a quien los trata de invasores.

Nota: Muy chistosa la foto de la senadora colombiana con un tapabocas de Trump; así de incoherentes son.

*Jorge Luis Solano Quintana, abogado y comunicador social. @solanojorge

Autor

1 COMENTARIO

  1. PARTISTE DE TU PATRIA POR QUE TUS AMOS TE PAGABAN MAL, O SEA, POR UN MEJOR FUTURO, HABIENDOTE DADO CUENTA DE QUE EL GRINGO ES UN “MONO-POLIO”. SLISTE DE AQUÍ CON HAMBRE PENSANDO COMO COMÍAN LOS ANIMALES CARNÍVOROS. TE ACOSTUMBRASTE A VIVIR EN ESA SELVA O CÁRCEL DE CEMENTO, DONDE EL PRESO ERES TÚ Y AHORA QUE TIENES OPORTUNIDAD DE PENSAR POR QUE TE QUEDÓ UN POQUITO DE TIEMPO POR LA PANDEMIA, PRETENDES VOTAR POR LA “BESTIA MONA INTELIGENTE, QUE SI BAJA LA CABEZA NO SE LE DERRAMA LA INTELIGENCIA SINO QUE SE LE CAE LA PELUCA, ESE MISMO QUE TIENE LA MÁS–CARA MÁS BARATA QUE EXISTE, QUE ES:”LA HIPOCRESÍA”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here