Voz venezolana: Votos y no balas

0
304

Absoluta coincidencia. Esa es la que se ha observado en la gira internacional que el Presidente Guaidó realiza en este momento desde el pasado domingo. Todos los dignatarios con quienes ha hablado –a despecho de lo que aspiran algunos que tienen como ametralladoras los dedos que escriben en el Twitter o en Whatsapp- están contestes en que la solución de la crisis venezolana es electoral. Ni más ni menos.

A pesar de esa coincidencia, observo declaraciones de políticos venezolanos, en las cuales demeritan ese mecanismo de solución, llegándose a afirmar que no se negociará en modo alguno con el señor Maduro. Admito al respecto mi sorpresa.

Maduro y quienes le acompañan ocupan Miraflores; ahora lo hacen con la sede de la Asamblea Nacional. Tienen pleno dominio del Tribunal Supremo de Justicia. El Consejo Nacional Electoral es de su exclusiva propiedad, así como la Fiscalía y la Contraloría y para remate tienen el monopolio de las armas, tanto institucional como las de otra naturaleza. Esa gente es la que permitirá se celebren elecciones. Guste o no. Para que eso ocurra algo hay que hacer y ya se nos ha advertido –casi que hasta el cansancio- que intervención armada, no habrá.

Ante una situación como la descrita, pareciere prudente reestudiar el mecanismo para llegar a las elecciones. Aprovechar que la comunidad internacional –y aquí estoy seguro que toda ella- quiere que nuestro conflicto se resuelva por los votos y no por las balas.

La oportunidad es propicia para que prevalidos del general apoyo internacional, los adversarios del señor Maduro y su equipo, generen –negociando- la mejoría de las condiciones electorales actualmente existentes, en el entendido que seguramente las que se obtendrán no serán las óptimas, sino las que se logren, dada la naturaleza del régimen que impera en Caracas. Al respecto valdría recordar –nuevamente- que lo perfecto es enemigo de lo bueno.

Creo que no está demás afirmar que, quienes ejercen efectivamente el poder en Venezuela, no lo cederán fácilmente. Hay que arrebatárselos, así sea de a poquito.

Han pasado cinco años de “salidas”. Mientras algunos proponen adoptar decisiones que solo tienen efecto mediático, la responsabilidad obliga a generar las que sí pudieren producir resultados tangibles en la vida del venezolano.

Gonzalo Oliveros Navarro
@barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here