Voz venezolana: Colombia a oscuras y una solicitud respetuosa

0
303

WP Post Author

Recoge en Colombia el diario El Tiempo una información según la cual actúan en Bogotá unas bandas venezolanas dedicadas a actividades delictivas referidas al microtráfico de drogas y a la trata de migrantes.

Se identifica el nombre de dichas organizaciones delictivas y se señala de manera expresa que sus integrantes son personas que ingresaron al país irregularmente.

Tal como lo reconoce Migración Colombia, la mayoría de los migrantes venezolanos instalados en el país tiene esa condición de irregularidad. Lamentablemente, a pesar de reiteradas solicitudes que muchos hemos realizado, no se ha adelantado una política pública permanente tendente a resolver la situación.

Para Colombia y para los migrantes también, es fundamental estar identificados en el país. Para la primera, lo es por cuatro razones específicas: saber quien entró, dónde reside en el país, qué sabe y qué puede hacer. Para el migrante, solo por una: tener identidad.

Por razones que solo el gobierno del Presidente Duque conoce, en el país no se replicó el registro de migrantes irregulares ejecutado por el Presidente Santos. Ha preferido la actual administración colombiana hacer registros parciales mientras por la frontera y sus trochas ingresa cualquier hijo de vecino sin que el Estado lo sepa.

Admito que, por reiterativo, puedo resultar impertinente. Lo cierto es que como la mayoría de los venezolanos aquí residentes formo parte de quienes queremos minimizar la estigmatización derivada de nuestra permanente y casi única mención en los medios de comunicación, motivada por la realización por parte de algún paisano de actividades delictivas.

Las políticas públicas hasta ahora implementadas en estos últimos veintidós meses limitan nuestra participación en el crecimiento del país y parecieren ser contrarias a una solución a la situación humanitaria que el Estado colombiano reconoce existe respecto de los venezolanos. Esa incongruencia se resuelve perfectamente si se nos identifica como corresponde.

La irregularidad migratoria tiene dos caras: la nuestra por no estar identificados como corresponde y la local por no facilitar esa circunstancia. Así, las políticas públicas en curso afectan, no solo al migrante sino también, – inexplicablemente – , a Colombia.

Procedamos a abrir un nuevo registro administrativo de migrantes venezolanos; facilitemos con ello su integración al país y, a la vez, minimicemos el riesgo que para todos implica desconocer quién se encuentra aquí. Es, como siempre lo afirmo, una respetuosa sugerencia.

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. @barraplural

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here