Voz venezolana: Por el piso

0
421

Para sorpresa de muchos, así están los precios del petróleo, arrastrando en su caída toda la economía.

Hace menos de quince días, Mr. Trump se comunicó con el señor Putin y el príncipe saudí a los efectos de que estos pusieran término a su guerra de precios y así lograr un incremento pues para ninguna nación era negocio aquella.

Seguramente, luego de ponderados los distintos elementos, los tres grandes actores se avinieron y resolvieron sus diferencias; mas para su sorpresa y la de todos, el precio se hundió, literalmente.

Leo en la prensa que se trata de los precios correspondientes a mayo pero que, para junio, se recuperarán y uno les cree pero, si la crisis del coronavirus se mantiene en igual situación que para hoy, a fines de mayo podemos estar observando una situación similar y así sucesivamente hasta que la misma sea finalmente controlada.

No recuerdo haber leído a algún experto petrolero o versado economista haber anticipado nada como lo ocurrido. Seguramente a partir de hoy muchos darán las explicaciones de rigor que, para el lego, parece como lo que se hace luego de terminado el juego: todos lo sabíamos.

Para nuestros países productores de petróleo, por error nuestro casi que nuestro único producto de exportación, es mala -muy mala- noticia lo ocurrido. Quizás ello nos sirva de acicate para pensar en diversificar de manera intensa la forma cómo obtenemos recursos del exterior y poner al respecto, con verdadero interés, manos a la obra.

Quizás actuando como contable, en el caso venezolano, todo lo malo que nos ocurre debemos colocarlo no en el pasivo del balance sino como futuro activo respecto de lo que no debemos hacer. En definitiva, ya sabemos lo que nuestros errores acarrean.

Mientras se resuelve el tema central, en Colombia, donde resido, nos preparamos para reiniciar el próximo lunes, de manera muy limitada, las actividades económicas con estrictos protocolos de seguridad, a pesar de las discrepancias que al respecto existe entre algunos actores políticos y económicos. En tanto, en el ínterin, en el mundo, poco a poco ocurre lo mismo.

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente de AsoVenezuela, @barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here