América de Cali, hinchas e identidad

0
347

América es ante todo un equipo con aroma a pueblo.

Cuando estaba preparando mi tesis de grado sobre la identidad en hinchas del club América de Cali, y puesto que de alguno u otra manera me identifico con los colores de su camiseta – el rojo escarlata con el diablito pegado al pecho -, analicé la reacción de sus hinchas por medio de las redes sociales para establecer cuál es esa IDENTIDAD que los hace seguir al pie del cañón como aquel soldado dispuesto a morir por defender los colores de su patria.

La identidad, vista desde la perspectiva del sociólogo Stuart Hall, se define como el conjunto de esas prácticas discursivas y sujeciones que entablan los sujetos en el intento de rearticular y realizar relaciones sociales. Sentimientos encontrados entre sus hinchas al sentir la impotencia e indignación por la eliminación de Copa Libertadores y de la Copa Suramericana, el 22 de octubre de 2020, traen a la memoria aquellos recuerdos gloriosos y época dorada del América que, en la década de los 80’s, ganó cinco campeonatos entre el 82 y el 87, llegó a cuatro finales de la Copa Libertadores, tuvo jugadores de la talla internacional de Gareca, Cabañas, Falcioni, Bataglia, Willington Ortiz, Uribe y el pitufo Antony de Ávila, todos bajo la dirección técnica del médico Gabriel Ochoa Uribe.

América es ante todo un equipo con aroma a pueblo. Sus hinchas proceden de los barrios populares de Cali, como el Obrero, Siloe, San Carlos, El Porvenir, el Distrito de Aguablanca, y no dejan de seguirlo a donde juegue y cualquiera que sea su lugar en la tabla. América sabe a cholao, aborrajado y todo aquello que sus seguidores en especial los comerciantes del día a día venden en sus carretas y de ahí que está entre lo místico y lo popular, lo cual lo hace especial entre sus hinchas. Por eso, lo denominan la pasión de un pueblo.

En ese orden de ideas, la identidad va ligada a la popularidad con la que se construye históricamente un club de fútbol. En este caso, para los hinchas del club América de Cali, es la representación de todo un pueblo oprimido por el sufrimiento y la lucha constante por salir cada día adelante y de ahí el lema la pasión de un pueblo que, en pocas palabras significa lucha, entrega, dedicación. Esa popularidad no es más que la percepción colectiva basada en la fama y el respeto de alguien o por un colectivo en el cual el individuo se establece y desarrolla como sujeto social.

A su vez, todo sujeto busca ser popular y esa búsqueda de la popularidad no es más que la construcción de su identidad, con base en el respeto y el forjamiento de valores. Esa misma popularidad el hincha la define con la identidad y el comportamiento dentro de un contexto a través de reglas y valores establecidos previamente, incluidas apoyar al equipo.

“Del América, son hinchas con furor todos: los godos, los liberales, los comunistas, los ateos, los curas, porque con orgullo dicen que no les gusta el futbol, les gusta el América”, escribió algún día en su columna, Bonar, como era el seudónimo, del médico vallecaucano Bonilla Aragón.

La ilusión de sus hinchas se revivió luego de que el cuadro caleño permaneciera por largos cinco años en la categoría de segunda división en Colombia, de que tras, su ascenso y después de once años, lograra conseguir la estrella número catorce de su historia y dibujarla en su cielo rojo, lo cual trajo la felicidad enorme a un América que alguna vez se vio envuelto en las forjas del propio infierno, cuando descendió a la categoría B. “Fue la mayor humillación que los hinchas del América pudieran sentir durante su estadía en esta categoría”, pero los hinchas rojos los vivieron con estoicismo: llenaban el Pascual Guerreo y cualquier otro estadio donde quiera que éste jugaba de visitante y esto hacía que esa pasión se engrandeciera.

Tal vez esa sea su esencia, su identidad; es en parte, lo que los hinchas buscan en un equipo, aquello que los represente y los distinga de los demás, de sus prácticas, de sus relaciones sociales. Para los hinchas, una de las significaciones más importantes es el color de su camiseta y, sin lugar a duda, es la camiseta el símbolo que se acentúa y nota con firmeza, a lo que se suma el diablo con el tridente enmarcado en su escudo, que para los hinchas americanos son cosas que solo salen del corazón.

En esa medida, es la fidelidad la que se ve reflejada en la utilización del elemento principal que, primero, identifica al club y, luego, al hincha – su camiseta y su escudo -.

El escudo es el perfil que comunica las cualidades y refleja los sentimientos de la institución, y que el hincha adopta como suyos. En el escudo, se denotan los colores representativos del club, el rojo con tonalidad escarlata y el blanco.

América representa la lucha y la entrega, pero, en algunas ocasiones, queda a media marcha. Le falta el centavo al peso para seguir siendo uno de los más grandes equipos de fútbol en Colombia. “Como siempre, el cuadro escarlata se quedó sin el pan y sin el queso”, se escribía en redes sociales y era la reacción de sus hinchas en medio de su indignación. El cuadro escarlata recibió un duro golpe en su participación de Copa Libertadores 2020, no logró avanzar a la siguiente ronda y, de paso, se quedó sin participar en la Copa Suramericana.

Acá algunas razones de su fracaso en la temporada y reacciones de sus hinchas.

Primero, América está pagando el precio de sus malas decisiones administrativas y de haber desmantelado el equipo campeón de 2019 dicen sus fanáticos. Haber dejado ir a Pisano y Rangel sin remplazarlos condujo a que se quedara sin piezas claves para continuar el proceso que había dejado el profesor Guimarães, quien también por problemas económicos se vio en la necesidad de abandonar el onceno escarlata. Al igual que a la mayoría de clubes de fútbol, la fuerte crisis que trajo como consecuencia la pandemia del coronavirus lo afectó. América ha tenido buenos partidos, buenos pasajes, quizá a futuro se pueda hacer fuerte en la Liga. Por ahora, llora esta eliminación. 

Segundo, los escarlatas no saben culminar los partidos decisivos: pecan y rezan pero pagan sus pecados a la vez. Le pasó con Nacional en Medellín y repite la historia en Copa Libertadores cuando perdiese las tres finales en los últimos minutos, y ahora en Brasil ya que, después de ir ganando, cuando tenía cupo asegurado a la Copa Suramericana, se dejó empatar. No hubo tiempo de llorar. A todo esto se suman la adiciones en los partidos, y los malos arbitrajes del cual se quejan sus hinchas. Pese a que los hinchas habían exorcizado el equipo para que esto no volviera a ocurrir, renace dentro de la cenizas la famosa maldición del garabato.

América, el equipo más amado, pero a su vez más odiado, tendrá que buscar formas de seguir dando alegrías a sus seguidores y de ahí que la identidad se manifieste con lo simbólico. El uso de la camisa o indumentaria propia del equipo es un sentimiento de orgullo, ya que así se hacen visibles en la sociedad. Para los hinchas de fútbol, la identidad es la camisa y lo que representa como símbolo de tradición e historia, que se asocia al sentimiento de amor y de fervor cuando se asiste al estadio. La camiseta es el símbolo máximo de expresión de identidad ya que, por medio de ésta, el equipo y sus hinchas se hacen notar en todas partes.

Pese a todo lo que el club América de Cali ha vivido, sus hinchas jamás dejaran de seguirlo puesto que él significa pasión, sudor y sufrimiento, un sin número de sentimientos que giran alrededor de éste o cualquier otro equipo. El fútbol evidencia estilos de vida de toda clase, de prestigio, socialización e identificación por un club, que generan diálogos edificados a partir de las particularidades con una diversidad de consideraciones. Es decir, el fútbol es un componente ilimitado de significaciones, forjador de procesos de identificación, en un constante cambio; el fútbol opera como campo de identidad expresado en la elección de un equipo o club mediante el cual se procesa la identificación con un grupo determinado, en este caso una hinchada, dando como resultado elementos intervinientes en la construcción de la propia identidad.

Ante esta realidad, los hinchas del América de Cali esperan volver a verlo campeón otra vez, una realidad que está llena de expectativas; por el momento, se conforman con evocar viejas épocas de gloria, tal vez con una mirada nostálgica que recuerda aquellos momentos históricos y único para ellos que, en definitiva, es lo que sostiene y retroalimenta la identidad. Existe una relación estrecha entre la memoria e identidad; no son cosas sobre las que se piensa, sino cosas con las que pensamos, bien sea por medio de las narraciones o conocimientos previos que se adquieren con el paso del tiempo o por las diferentes relaciones sociales entre los individuos que siguen un objetivo particular, como ser hincha de un club deportivo como lo es el América de Cali.

Nota: Este artículo hace parte de los resultados de la tesis titulada Construcción de la identidad con hinchas bogotanos que, componen la barra disturbio rojo Bogotá, desarrollada en la línea etnográfica y como complemento de un estudio realizado anteriormente de tipo narrativo, bajo los parámetros de memoria e identidad, para optar al título de Licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad Antonio Nariño.

*John Alexander Castro, licenciado en ciencias sociales de la Universidad Antonio Nariño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here