Colombia en el olvido

0
300
Colombia en el olvido

WP Post Author

Olvidan que la población colombiana se encuentra abandonada a su suerte en época electoral, a pesar de haber soñado con la paz y no con la guerra.

(Lea también: Los candidatos en video: la banalización de la política)

Las guerras producen desconcierto e impotencia, un extraño escalofrío presintiendo la muerte. Son muchas las formas de generar conflictos, desde el ímpetu para obtener el poder hasta los más incoherentes como matar en nombre de Dios.

En estos días me quedé observando un video que me llevo a escribir estas letras.

Este video no es Irak, ni Afganistán o Ucrania. Esta pieza audiovisual es colombiana. Sí, en el marco de las protestas del paro nacional, vivimos esto. Un presidente se queja de la guerra, pero usa a las fuerzas del Estado para atacar a su propio pueblo. ¿Puede ocurrir algo más absurdo? Un doble discurso al que estamos acostumbrados. Se dice algo en los estamentos internacionales y aquí se hace lo contrario.

Según el informe “Cifras de la violencia en el marco del paro nacional 2021” de Indepaz y Temblores ONG, el balance del estallido social es el siguiente. 

La población civil ha sido la más golpeada en medio de las marchas por un gobierno indolente. Manifestantes organizados surgieron como “Primera Línea”. Estos grupos no nacieron en Colombia. Se mencionan en Ucrania y también se hicieron visibles en las protestas en Hong Kong y Chile para contrarrestar la represión policial.

Los conflictos dejan secuelas que el país quisiera reparar y no ha sido posible. Colombia continúa en guerra y para nadie es un secreto que Chocó, Cauca y Arauca viven el desplazamiento y la inclemencia de los ataques de grupos insurgentes. Según las cifras de Indepaz, desde el 26 de septiembre de 2016 hasta el 23 de enero de 2022, han sido asesinados 1.311 líderes, lideresas y defensores de derechos humanos y 303 firmantes del Acuerdo de Paz y se han registrado 285 masacres. Duque y su Ministro de Defensa tienen una hoja de ruta desconocida para los problemas de gobernabilidad, tras los escándalos de corrupción y su falta de criterio para enfrentar los problemas.

(Texto relacionado: El discurso enemigo del Acuerdo de Paz)

El Presidente mira la crisis desde otro continente y no desde su propio terreno. Así se pronunció sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania en su cuenta de Twitter el 24/02/22, “Colombia rechaza de manera categórica los ataques contra Ucrania por parte de Rusia. Estos hechos atentan contra la soberanía de Ucrania y ponen en riesgo la vida de miles de personas, en una incuestionable situación contraria al Derecho Internacional y la carta de la @ONU_es”.

La Vicepresidenta y Canciller se pronunció el 2 de marzo en la Asamblea de las Naciones Unidas, señalando que “Colombia está dispuesta a trabajar desde hoy mismo en un grupo de urgencia que sirva de mediador entre Ucrania y Rusia, que garantice el cabal cumplimiento de los acuerdos de Minsk”

Ninguno de ellos se manifiesta de forma contundente ante el sufrimiento de su propio pueblo sino, por el contrario, buscan la paz para otro continente, cuando no apoyan la paz interna. El gobierno nacional tuvo en sus manos la política de paz para un conflicto que lleva décadas, pero se concentró en el discurso que nos convertiríamos en Venezuela e incluso acusó a Rusia de estar haciendo espionaje en el país.

A la fecha, Colombia está en crisis. La política de guerra produce réditos electorales y sabemos que, en este instante, no se piensa abandonar el conflicto. El ejemplo claro es que hubo un paro armado desde el 23 de febrero durante más de 72 horas, dejando una escalada violenta en el país, retenes, incineración de vehículos, banderas alusivas al ELN, asesinatos y restricción de la movilidad con aparente libertad en su operación. El retorno a este tipo de hechos es triste en un país devastado por la guerra y el saqueo permanente de sus dirigentes.

Gran cantidad de personas hace análisis de otros países y sus estrategias de guerra. Olvidan que la población colombiana se encuentra abandonada a su suerte en época electoral, a pesar de haber soñado con la paz y no con la guerra.

(Le puede interesar: Las mujeres del Pacto)

*Sandra Castillo, profesional en derecho, estudios de Maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía. @sandra_doly

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here