Compartimos con el Presidente Iván Duque que, pese a la temida pandemia del coronavirus COVID – 19 y a las medidas extremas a las que se ha tenido que apelar para contenerla, el país no se puede parar.

Lo apoyamos en su decisión, manifestada el día de hoy, en el sentido que “el Gobierno Nacional atenderá la emergencia generada sin afectar la inversión en los grandes proyectos estratégicos para el país[1]. Pero, creemos que se quedó corto al enunciarlos, pues se limitó al “Metro de Bogotá, el nuevo tren de cercanías Regiotram de Occidente, el Túnel del Toyo y los programas de autopistas 4G… porque se requieren para el desarrollo económico y social del país[2].  

Creemos que se quedó corto porque también son estratégicos y se requieren para el desarrollo económico y social del país proyectos tales como: el reforzamiento de las redes del Sistema de Transmisión Regional y Local de Energía en la región Caribe, sin el cual de poco serviría contar con los dos nuevos operadores de los mercados Caribe Mar y Caribe Sol, porque la energía que se transporta por el Sistema de Transmisión Nacional (STN) no fluirá, se quedará atrapada, exponiendo a toda la región Caribe a seguir en corto circuito.

Igualmente, son urgentes las convocatorias por parte de la UPME de la segunda estación colectora de energía en La Guajira y la segunda línea conectora, ya que las que están en ejecución son insuficientes para evacuar los más de 1.600 MW de potencia para la generación a partir de fuentes no convencionales de energías renovables (FNCER) ya adjudicados y que deberán entrar en operación a partir del 2022, que está a la vuelta de la esquina.

También debe impulsarse, con sentido de urgencia, el tramo de la doble calzada que conecte el nuevo Puente Pumarejo con Ciénaga (Magdalena), sin la cual esa importante obra recién inaugurada no va a poder cumplir su cometido de desembotellar esa importante arteria de la Troncal del Caribe. Y, cómo no mencionar el “medio elefante blanco”, como catalogó el exministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo al Proyecto de la Represa del Río Ranchería del cual, a diez años de haberse inaugurado con bombos y platillos la Presa del Cercado en el Sur de La Guajira, sigue en lista de espera la ejecución de su segunda fase, para que se puedan irrigar 18.000 hectáreas cultivables, se le proporcione agua potable a ocho de los 15 municipios del Departamento y se disponga de una microcentral de generación de energía de unos 30 MW de potencia.

Después de escuchar las palabras del Presidente, aludiendo a las obras estratégicas que se comprometió a seguir impulsando para evitar, entre otras cosas, que no vaya a ser que el país salga de esta pandemia para entrar en una recesión económica con todas sus secuelas sociales y ambientales, le decimos que estamos a tiempo para que estos proyectos prioritarios para la región Caribe y para el país estén en el radar y entren en la agenda de prioridades para la Presidencia de la República. De lo contrario, tendríamos que preguntarnos coloquialmente desde nuestra región… ¿y el Caribe qué, pesca´o? ¡El Presidente Duque tiene la palabra!

*Amylkar Acosta, ex Ministro de Minas y Energía, ex Director de la Federación Nacional de Departamentos, Miembro de Número de la Asociación Colombiana de Ciencias Económicas, @amylkaracosta


[1] Semana. Marzo, 26 de 2020

[2] Idem

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here