Las pérdidas en regalías

0
227
Sacado de Okdiario.com

El oro se convirtió en el tercer producto de exportación colombiano después del petróleo y del carbón, pero toda la bonanza se quedó en manos de los productores, es decir, empresas extranjeras.

Sacado de Okdiario.com

La bonanza del oro

A pesar de la pandemia, o tal vez a causa de ella, el 2020 fue un año espectacular para los productores de oro. La Agencia Nacional de Minería (ANM) anunció con gran despliegue un aumento anual del 30% en la producción de oro en el país, llegando a 47.6 toneladas del metal precioso. Como, además, el precio internacional del oro aumentó 27% y la tasa de cambio se devaluó, el valor de las regalías recibidas por la Nación llegó a $232.000 millones.

Las cifras de las exportaciones de oro no monetario son un poco diferentes pero muestran tendencias similares. Según el DANE, se exportaron 68.9 toneladas de oro, por un valor de USD 2.901 millones, con aumentos respectivos de 31.9% y 66.1% frente al año anterior. Con el incremento de la tasa de cambio, el aumento de las exportaciones en moneda nacional fue del 87%, para un valor de $10.7 billones.

(Lea también: El Banco de la República y el COVID-19)

Así el oro se convirtió en el tercer producto de exportación colombiano después del petróleo y del carbón, superando al café y duplicando las exportaciones de flores que es nuestro otro producto estrella. Hay que notar sin embargo una curiosa discrepancia: mientras en el año la producción nacional de oro fue de 47.6 toneladas, al exterior se vendieron 68.9 toneladas. O la gente salió a vender sus joyas ante la pérdida de empleo e ingresos por la recesión, o hay exportaciones ficticias para lavar dinero.

Un régimen de regalías absurdo

De todas maneras, aunque parecen muy buenas noticias en un año de pandemia, en realidad esto disfraza el hecho lamentable de que esa bonanza aurífera benefició sobretodo a empresas extranjeras y que el país está recibiendo muy poco por la explotación de ese recurso no renovable. Es cierto que recibimos un poco más que cuando se lo llevaban los conquistadores españoles, pero el valor de las regalías recibidas no llega al 3% del valor de la producción.

(Texto relacionado: Emisiones monetarias buenas y malas)

En otras ocasiones, he señalado el absurdo régimen de regalías que existe en Colombia para los metales preciosos sin modificaciones desde 1994: sobre la base del 80% del precio internacional promedio del último mes, el oro y la plata pagan el 4%, el platino el 5% y el oro en aluvión el 6%. En la década pasada, el monto de regalías fue en promedio el 2.8% del valor de la producción de acuerdo con los precios internacionales.

Lo absurdo de este régimen se comprueba al ver que la producción de sal paga una regalía del 12% sobre el 100% del valor en boca de mina (cuatro veces más). Increíble que sigamos como en el tiempo de los muiscas, cuando en el altiplano cundiboyacense la sal era más valiosa que el oro. 

Pero las regalías del oro también son muy bajas frente a la de otros minerales: en el caso del carbón es entre el 5% y el 10%, y para el petróleo entre el 8% y el 25%, en ambos casos dependiendo del tamaño de la explotación. Además, en el petróleo, hay una regalía adicional porque si el precio internacional aumenta por encima de un valor base, la cual puede llegar hasta el 50% de ese incremento. 

(Le puede interesar: Desempleo: ¡es el crecimiento, no la migración!)

No se puede sacar la falsa conclusión de que las regalías de los otros minerales son muy altas y hay que reducirlas. El régimen actual no desestimula ni la producción de sal, ni la explotación de los otros minerales, ni siquiera la del carbón que si se va a disminuir pero por los problemas ambientales que ese combustible que están presionando la reducción de su  consumo en el mercado internacional.

¿Cuánto perdió el país?

Aunque el año pasado las regalías por oro aumentaron 62% respecto del 2019, hay que recordar que el incremento del valor de la producción fue de 86% y que las regalías recibidas tan solo fueron un mísero 2.4% de ese valor. Eso quiere decir que toda la bonanza de los precios del oro que generó la pandemia se quedó en manos de los productores, en particular de las multinacionales que extraen ese mineral escaso.

¿Cuánto habría recibido el país si las regalías del oro fueran las mismas que las de la sal? No es una pregunta académica porque, desde 2011, el finado senador Juan Mario Laserna propuso incrementar las regalías del oro a ese nivel; entonces, cabe preguntarse, ¿cuánto dejó de recibir el país por no haber aceptado esa propuesta?

Con el precio promedio del oro alrededor de USD 1.770 la onza troy y un volumen de producción de 47.6 toneladas, el valor de la producción de oro en Colombia fue de $9.7 billones. El 12% de esta suma es $1.17 billones, es decir $933.000 millones más de lo que se recibió en regalías. No es una suma despreciable, pues equivale a cerca de 1% del PIB, o para ponerlo en términos de pandemia, esta plata alcanzaría para financiar dos meses del programa de Ingreso Solidario.

Como soñar no cuesta nada, también se puede hacer el cálculo de cuánto hubiera recibido el país si se tuviera un esquema de regalías crecientes como el del petróleo en el que, por ejemplo, la regalía fuera del 20% cuando el precio internacional del oro fuera superior a los USD 1.000 por onza troy. En este caso, el ingreso marginal sería de otros $408.000 millones.

Es demasiada la plata que está perdiendo el Estado, el país y en últimas todos los colombianos, por mantener un régimen de regalías obsoleto e inequitativo, que se debe modificar cuanto antes.

ADENDA: Aunque ofrecieran una regalía del 50% o más, ningún proyecto de minería debe permitirse si afecta de manera grave los ecosistemas y, en particular, las fuentes de agua como suele suceder con la gran minería del oro. En cualquier proyecto minero, debe primar el criterio ambiental sobre los eventuales beneficios económicos.

*Mauricio Cabrera Galvis, Economista y Filósofo. Consultor independiente, [email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here