“Si el hombre más protegido del país no puede venir al territorio por la violencia, imagínense, entonces qué será de nosotros”

Foto: Verdad Abierta 11/05/18

El atentado con granadas y disparos contra los líderes afro Francia Márquez, Víctor Hugo Moreno, Clemencia Carabalí y demás dirigentes sociales del norte del Cauca no pasó a mayores gracias a la oportuna reacción de dos escoltas de la Unidad Nacional de Protección asignados a los esquemas de los activistas sociales.

Esta actitud valiente no puede llevarnos a aceptar la tesis del gobierno nacional de reducir el tema de la protección de los líderes sociales en Colombia a más chalecos antibalas, más escoltas, más vehículos blindados. El tema es más complejo, señor Presidente Iván Duque.

Lo menciono porque esa es la idea que dejó ver la delegación del gobierno Duque encabezada por el exgeneral Leonardo Barrero en la reunión convocada por la Misión de la ONU en Colombia junto a la Comisión de Paz del Congreso de la República el 10 de mayo.

Lideresas como Francia Márquez y defensores de derechos humanos presentes en la reunión denunciaron que el Gobierno Duque sepultó el Decreto 660 del 17 de abril de 2018 que crea y reglamenta el Programa Integral de Seguridad y Protección para Comunidades y Organizaciones en los Territorios y que no ha puesto en funcionamiento la entidad especial para desmantelar los grupos sucesores del paramilitarismo. La Comisión Nacional de Garantías tampoco funciona bien y mucho menos, destacaron los líderes, ha focalizado el trabajo en los 70 municipios donde se concentran los ataques.

En la reunión realizada el pasado viernes en Santander de Quilichao le recordaban a Barrero que el decreto 660 había sido construido con las organizaciones sociales, que ellas mismas le han propuesto al gobierno actual que reconozca a las Guardias Indígenas, Campesinas y Afros como protectoras del territorio, entre otras ideas que pueden servir para acabar con esta racha de atentados, amenazas y asesinatos cuya sistematicidad  el gobierno anterior y el actual siguen sin reconocer.

El panorama se agrava porque los líderes sociales afro le pidieron al Presidente Iván Duque que venga al Cauca y la respuesta gubernamental es que no hay condiciones de seguridad. Las víctimas de estas agresiones afirmaron: “si el hombre más protegido del país no puede venir al territorio por la violencia, imagínense, entonces qué será de nosotros”. Hay sectores sociales en el departamento que respaldan a Duque diciendo que él no puede ir a reunirse con cada líder social amenazado. 

Parece que no hay voluntad política del gobierno Duque para atender como debe ser este tema, no hay recursos, todo hay que evaluarlo, se minimizan sus impactos en la población civil, se deja en el olvido la propia ley y sólo se toma nota como juiciosamente lo hizo Barrero en la reunión, ya que su intervención no duró más de un minuto.

A esta indiferencia disfrazada de estudios, estudios y estudios de seguridad, se le suman las apariciones “mágicas” del Fiscal quien, el día de la reunión entre líderes, senadores y gobierno, presentó la captura de un menor de edad como presunto autor material del atentado ocurrido en la Finca La Trinidad en la Vereda Lomitas en Santander de Quilichao. Francia Márquez, la premio nobel ambiental saludó esta actuación pero dijo “necesitamos saber es quienes están detrás de estos atentados, quiénes utilizan a estos jóvenes para estos crímenes”

Me temo que hasta allá no llegará el Fiscal.

José Marulanda, @marulojose

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here