El mundo de fantasía de Palacio en video

2
17964

Luigi Echeverri, amigo personal y exasesor del Presidente Duque, está circulando videos para consumo en el exterior y, particularmente, en Estados Unidos.

Funcionarios por fuera del país que no conocen a Luigi Echeverri y ni siquiera lo tienen grabado entre sus contactos recibieron un mensaje de WhatsApp “Exclusive interview with Colombian President Ivan Duque”. ¿Entrevista con quién? Parece más bien un yo con yo pagado con nuestros impuestos, un ejercicio de desinformación oficial.

Los videos dan cuenta de un Presidente Duque fuera de la realidad que replicadas un mundo fantasioso que Echeverri se ha dedicado promover en el exterior. Dice el Presidente que él hubiese podido acabar la pobreza en tres años, que se acabó la recesión y que todo todito es cuestión de fake news. No menciona a Gustavo Petro, pero sí da rienda suelta a su obsesión: políticos que quieren sacar ventaja del caos, repite Duque. Y él se define como extremo centro.

Saca pecho con logros de Juan Manuel Santos en 2019: el mejor año de turismo , el crecimiento de la inversión extranjera. Pero, curioso, no habla del Acuerdo de Paz. Es, sin duda, un audiovisual para autoridades de Estados Unidos y de ahí el silencio. Le habla a Joe Biden y a los demócratas de las cosas que le interesan: la defensa de la Amazonía, la neutralidad del carbono, la migración venezolana, los viceministros “abiertamente LGTBI”.

Un buen intento de lobby en general. Es una lástima que hable de otro país y no de Colombia.

Les dejo los videos. La grabación fue dividida en nueve videos seguramente porque están siendo enviados por WhatsApp que los corta después de unos pocos minutos. Va mi traducción y, al final, la versión en inglés.

Si Palacio de Nariño pagó mucho dinero por esta producción, recomiendo que proteste. Según Luigi Echeverri, la grabación fue realizada sin mediar dinero por Bernardo Álvarez. Los carteles que inician cada video contienen notorias faltas gramaticales. Si van a desinformar, ¿podemos pedir que no lo hagan en inglés machacado?

¿La pandemia de Covid-19 ha jugado un papel en el desencadenamiento de la crisis actual?

Creo que la pandemia es la peor crisis que hemos visto en el mundo, tal vez desde la Segunda Guerra Mundial. Pero también es una crisis que se ha convertido en una crisis socioeconómica. Ésta es una circunstancia que hemos tratado de abordar de muchas, muchas formas. Ampliamos la capacidad de la UCI. Pudimos crear una red de seguridad social para llegar a 10 millones de hogares en Colombia para proteger a los más pobres de los pobres. Pero, al mismo tiempo, estábamos tratando de encontrar una solución a la peor crisis migratoria del mundo, casi dos millones de personas en nuestro suelo. Han venido de Venezuela con huesos congelados, sin oportunidades. Tuvimos que enfrentarnos por primera vez a un huracán categoría 5 en suelo colombiano. Hay muchas ansiedades y sentimientos que se han acumulado durante el último año y medio y ahora están explotando. La gente quiere expresarse, algunos se expresan con rabia, otra gente quiere sacarle provecho político al caos. Quieren ser promotores del caos. Sí, esto es una crisis, y es una crisis que se ha acelerado y quizás expandido por la pandemia, y creo que hemos intentado hacer nuestro mejor esfuerzo pero debemos hacer mucho más y debemos hacerlo de manera más fuerte-

Retiró la reforma fiscal hace semanas. ¿Por qué continúan las protestas?

No creo que las protestas se basen en la reforma fiscal. Si nos fijamos en cómo han ido evolucionando las cosas, la huelga nacional fue convocada incluso antes de que presentáramos el proyecto de ley al Congreso. La agenda de los impulsores del paro no dependía de la reforma tributaria. Ahora, los tiempos que vivimos, donde las noticias falsas y la desinformación se mueven a un ritmo más rápido que entonces (ininteligible) capacidad. La reforma tributaria fue mal informada y fue utilizada por algunas personas para enfurecer los sentimientos en las calles. Lo que pretendía la reforma era brindar transferencias de efectivo al 50% de la población colombiana necesitada. Se concibió como un programa para que ni la clase media ni las familias de menores ingresos tendrían que pagar un solo impuesto sino que, por el contrario, recibirían beneficios que habrían destruido la pobreza absoluta en un marco de tres años. Éste era el primer programa en la historia de Colombia que iba a proporcionar un suministro básico de recursos a más de 10 millones de familias y que podría haber supuesto un gran cambio. Si no fuera por COVID-19, no hubiéramos estado pidiendo otra reforma fiscal. La razón por la que pedimos una reforma fiscal fue para estabilizar las finanzas y poder aportar recursos para esos programas sociales y poder ser agresivos en la reducción de la pobreza en Colombia pero, obviamente, había mucha desinformación. Tomé la decisión y dije está bien, leamos todo y tratemos de construir una propuesta para proteger la red de seguridad social porque no podemos perder esos programas. Esos programas deben mantenerse y deben mantenerse al menos hasta finales del próximo año para que podamos navegar durante la tormenta de la pandemia y tal vez la post-pandemia proporcionando recursos para las personas que necesitan más apoyo.

Los que están fuera de Colombia hablan de protestas pacíficas. Los colombianos ven algo diferente. ¿Cuál de las dos es?

Este malestar tiene diferentes caras. Tiene el rostro genuino de quien sale a la calle y protesta pacíficamente y ese es un derecho constitucional que aseguramos, que protegemos, pero también hay actos de vandalismo y terrorismo urbano que no solo tenemos que condenar sino enfrentar con toda la capacidad de las fuerzas del orden. Y también está el rostro de los que quieren capitalizar políticamente la generación del caos, los que han estado promoviendo el choque de clases, los que han estado promoviendo el odio, los que siempre están generando fuegos en sus expresiones y solo quieren capitalizar cualquier caso, sea cual sea el caos que se cree. También están los bloqueos que hemos visto en muchas carreteras y eso es simplemente un crimen. Está afectando el suministro de alimentos, el suministro de oxígeno, el suministro de vacunas. Hemos visto influencia de grupos armados en ciertas regiones para que se hagan bloqueos o que intentan intimidar a los camioneros que quieran transitar por el país llevando alimentos y víveres y el propósito detrás de eso es que tenemos… tenemos que actuar con la capacidad de la ley y el orden. Solo quieren con ambición ver enfrentamientos entre policías y militares con esos grupos para que haya algún error que se cometa y, si hay un error que se comete que se vuelve letal, entonces vemos el siguiente ciclo que es destruir la credibilidad y la confianza, la confianza en el buen nombre de Colombia, y creo que todos tenemos como sociedad para decir: esa no es la manera.

El presidente de Ecuador, entre otros, dijeron que hay evidencia de infiltraciones venezolanas en la violencia. ¿Está de acuerdo?

Gente que ha actuado con violencia, el fiscal general de Colombia ya ha demostrado los vínculos entre esos grupos con nuestros grupos como las disidencias de las Farc o el ELN, lo que sea. Pero también la forma en que se han desplegado noticias falsas en todo el mundo y en las redes sociales, claramente se puede ver la influencia de gobiernos extranjeros que quieren desestabilizar a Colombia. No hay duda de que valoro lo que hizo el presidente Moreno porque su inteligencia fue clara al decir que hemos visto grupos criminales que tienen vínculos con el régimen de Maduro y también sabemos que Maduro y sus secuaces siempre han mirado a Colombia como la joya a conquistar y eso es porque quieren influir en las elecciones de 2022. Por eso quieren mover recursos, por eso quieren dar apoyo a los candidatos que tienen una visión que comparten con ellos.

¿Los manifestantes violentos han violado los derechos fundamentales de otros ciudadanos?

¿Las protestas violentas están violando los derechos humanos? Por supuesto. Me refiero a: ¿por qué alguien debería destruir el sistema de transformación (sic) público que beneficia a los más pobres de los pobres, por qué algunas personas creen que tienen que bloquear para romper la cadena de suministro para llevar alimentos a un municipio o una ciudad, por qué quieren evitar que todos los productos químicos que se necesitan para el suministro de agua, agua y alcantarillado en las ciudades, lleguen a las ciudades? Es porque es una operación de sabotaje; por eso tenemos que decirle no a cada bloqueo porque es un abuso; no se basan en la ley y es un delito. Hay una amplia mayoría de colombianos que se despiertan todos los días con la expectativa de recuperarse, de recuperar lo que tenían antes de la pandemia, gente que quiere trabajar, gente que quiere estudiar, gente que quiere encontrar una oportunidad y la única forma que esas cosas se pueden cumplir es con una recuperación económica, la única forma en que esas cosas se pueden cumplir es con la vacunación masiva, la única forma en que esas cosas se pueden cumplir es con tener normalidad en la cadena de suministro en todo el país.

¿Cuál sería su mensaje para quienes llaman a su administración un régimen autoritario de derecha?

Había un senador de Nueva York muy distinguido que era Daniel Patrick Moynihan y había una frase que se le atribuía a Mark Twain pero él la usaba mucho y es que en política tienes derecho a tus propias opiniones pero no a tus propios hechos y somos un gobierno elegido democráticamente con la participación más importante en la historia de Colombia con más de 10 millones de votos. ¿Cómo me siento cuando la gente dice que soy un presidente autoritario de derecha? ¿Es un régimen autoritario de derecha un gobierno que brinda estatus de protección temporal a más de 1.8 millones de migrantes? Bueno, ves en el mundo cómo la extrema derecha utiliza sentimientos xenófobos para referirse a la migración. ¿Cómo se puede llamar a un gobierno autoritario de derecha, un gobierno que está promoviendo energías renovables no convencionales como nunca antes en Colombia, que está promoviendo el transporte limpio, que está protegiendo la Amazonía en ecosistemas de gran altitud y la economía circular, que está enfrentando el desafío de reducir en un 51% las emisiones de CO2 en 2030 y alcanzar la neutralidad de carbono para 2050? ¿Cómo puede un gobierno que ha proporcionado el mayor presupuesto para educación en Colombia y ha brindado capacitación universitaria pública gratuita a las familias de menores ingresos y a la clase media llamarse régimen autoritario de derecha? Por primera vez en la historia colombiana, tenemos viceministros que son abiertamente miembros de la comunidad LGBTI y, si conectamos esto, la inversión en vías terciarias, titulación de tierras, catastro multipropósito, protección de minorías, somos un gobierno inclusivo. Siempre confié en el centro y me considero un centrista extremo porque es la forma que tenemos para equilibrar los principios de la ley y el orden con la protección de los derechos humanos, el emprendimiento con el compromiso ambiental. Ese tipo de equilibrios son los equilibrios que solo se pueden hacer en el centro; no puedes hacer esos equilibrios si estás en el extremo derecho o si estás en el extremo izquierdo. Esos han sido mis verdaderos compromisos con los que hemos gobernado y continuaremos abrazándolos.

¿Están algunos usando la crisis como una manera de desestabilizar al Gobierno y ganar las elecciones de 2022?

Cuando gané las elecciones, el candidato que derroté dijo que iba a estar en las calles todo mi mandato, que iba a protestar todo el mandato, que su propósito era no dejarme gobernar el país. Eso se dijo; entonces sabemos que para algunas personas esto también es un instrumento político y tenemos que decírselo al pueblo colombiano y ver toda esta situación en un año preelectoral demuestra que hay algunas personas que por su interés político no están a favor de la recuperación económica, no están a favor de la vacunación masiva, no están a favor de atender a los más pobres de los pobres porque, si esas cosas pasan, debilitan su discurso. Se proyecta que la economía colombiana crezca por encima del 5%. ¿El interés de quién puede estar en contra de eso? El interés de quienes quieren capitalizar el caos. ¿Quién gana si hay un retraso en el programa de vacunación? Aquellos que quieren construir sus ambiciones políticas a través del caos. ¿Quién podría estar interesado en generar una crisis de salud masiva que derive en un pico de nuevos casos que han sido desencadenados por nuevos conglomerados de personas? Aquellos que quieren hacer crecer sus ambiciones políticas a través del caos. Pero eso no es patriótico en absoluto; eso no es nada honorable. Entonces, creo que es muy importante que los colombianos lo sepan porque deben elegir un presidente en 2022 que esté comprometido con las cosas que he mencionado pasen y se muevan y sean parte de la realidad porque estamos pensando en los beneficios de toda la sociedad. Alguien que quiera construir su ascenso al poder a través del caos, desesperación, frustración, ése no es el tipo de presidente que Colombia necesita en 2022.

¿Cómo le estaba yendo a Colombia antes de la pre-pandemia? ¿Cómo se ve el futuro?

Cuando hice mi juramento al cargo en agosto de 2018, la economía estaba creciendo al 1,7%; a fines de 2019, estaba creciendo 3.4%. Casi duplicamos el crecimiento, el déficit fiscal más bajo en ocho años y, por primera vez en una década, el superávit del déficit fiscal primario. Tuvimos el mejor año en turismo; tuvimos crecimiento industrial; teníamos inversión extranjera directa que venía con entusiasmo a Colombia; estábamos aumentando los empleos formales y todas esas cosas nos estaban dando la motivación adecuada para que 2020 pudiera ser un año en el que pudiéramos haber crecido por encima del 5%. Pero luego vino la pandemia y, obviamente, tuvimos un aumento en el déficit, tuvimos una reducción en el crecimiento del PIB, tuvimos que hacer todos estos programas de red de seguridad social y, obviamente, ahora estamos viendo algunas de las consecuencias, la consecuencias sociales de los efectos de la pandemia. Lo más desafiante hoy en día es que la recuperación ha comenzado. Se acabó la recesión. Tuvimos un crecimiento negativo en el segundo trimestre de 2020; tuvimos un crecimiento negativo en el tercer trimestre de 2020; tuvimos un crecimiento negativo en el cuarto trimestre de 2020. Pero ahora, en el primer trimestre de 2021, comenzamos a crecer nuevamente un punto 1% y esto es una demostración de cuán resistentes somos. Ahora tenemos la posibilidad de crecer en 2021 por encima del 5%. Creo que estamos muy cerca de llegar a los niveles de desempleo pre-pandémicos y, si logramos avanzar en el crecimiento y la vacunación y, al mismo tiempo, abrimos oportunidades para los más pobres de los pobres, creo que podemos terminar el 2021 con una Colombia con un sentimiento positivo. Va a ser complicado en el sentido de que sabemos que tenemos que abordar el malestar social pero, al mismo tiempo, tenemos que ser duros con aquellos que han delinquido. Pero creo que ésta es la oportunidad adecuada para unir a las personas y poder generar pactos a nivel regional y nacional para abordar esta situación.

¿Cuál es el mayor desafío para una democracia en América Latina?

En los tiempos que vivimos, las fake news y la desinformación se mueven a la velocidad de la luz mientras que los sentimientos y explicaciones razonables y la pedagogía se mueven a caballo y eso es algo que va a complicar la democracia en todo el mundo porque hay que adaptar la razón, los hechos y la posibilidad de construir consenso a la misma velocidad que las noticias falsas. Debemos actuar juntos y construir juntos una nación que pueda acabar con la polarización, pero el problema es que la polarización no es solo en Colombia. Lo tienes en los Estados Unidos, lo tienes en Francia, lo tienes en el Reino Unido. ¿Por qué? Porque en la política que vivimos, en el mundo que vivimos, hay más líderes políticos que se centran en cómo pueden hacer más likes que en cómo pueden hacer más propuestas, cómo pueden ser más llamativos que prácticos o razonables. Esos son los desafíos que tenemos ahora no solo en Colombia sino en la política mundial. Pero tenemos que avanzar más rápido sobre los argumentos que las fake news en las redes sociales para acabar con la polarización. Necesitamos retroceder y construir la idea de tener el sentimiento o la ambición por la grandeza y no solo la ambición por la popularidad.


Has the Covid-19 pandemic played a role triggering the current crisis?

I certainly believe that the pandemic is the worst crisis we have seen in the world maybe since World War II. But it is also a crisis that has derived into a socio-economic crisis. This is a circumstance that we have tried to address in many, many forms. We expanded the ICU capacity. We were able to create a social safety net to get to 10 million households in Colombia to protect the poorest of the poor. But, at the same time, were trying to find a solution to the worst migration crisis in the world, almost two million people in our soil. They have come from Venezuela with frozen bones, with lack of opportunities. We had to face for the first time a hurricane 5 category in Colombian soil. There are a lot of anxieties and sentiments that have been accumulated over the last year and a half and now it’s exploiting (sic). People want to express themselves, some others are expressing with anger, other peoples (sic) want to take a political opportunity out of chaos. They want to be promoters of chaos. Yes, this is a crisis, and it is a crisis that has been accelerated and maybe expanded by the pandemic, and I think we have tried to do our best but we must do much more and we must do it stronger (sic).

(Lea también: La carta del exmagistrado Carlos Bernal)

You withdrew the tax reform weeks ago. Why do the protests continue?

I don’t think the protests are based on the tax reform. If we may look at how things have been evolving, the national strike was called even before we presented the bill before Congress. The agenda of the promoters of the strike was not dependent on the tax reform. Now the times we live, where fake news and misinformation moves (sic) at a faster pace than then — ability. The tax reform was misinformed, and it was used by some people to infuriate the sentiments in the streets. What the reform aimed to do was to provide cash transfers to the 50% of the Colombian population in need. It was conceived as a program so that neither the middle class nor the lowest income families would have to pay a single tax but, on the contrary, they would receive benefits that would have destroyed absolute poverty within a three-year framework. This was the first program in Colombian history that was going to provide a basic supply of resources to more than 10 million families and that could have made a big change. If it wasn’t because of COVID-19, we would have not been calling for another fiscal reform. The reason why we called for a fiscal reform was to stabilize finances and be able to provide resources for those social programs and be able to be aggressive in reducing poverty in Colombia but, obviously, there was lot of misinformation. I made the call and I said OK let’s read through it and let’s try to build a proposal to protect the social safety net because we cannot lose those programs. Those programs ought to be maintained and ought to be maintained at least until the end of next year so that we can navigate throughout the storm of the pandemic and maybe the post-pandemic by providing resources for the people that need more support.

Those outside Colombia talk about peaceful protests. Colombians see something different. Which is it?

This unrest has different faces. It has the genuine face of those who come to the streets and peacefully protest and that is a constitutional right that we ensure, that we protect, but there also acts of vandalism and urban terrorism that we have not only to condemn but to face with all the capacity of the law and order forces and there’s also the face of those who want to capitalize politically the generation of chaos, those who have been promoting clash of classes, those who have been promoting hatred, those who are always generating fires in their expressions and they just want to capitalize whatever case whatever chaos is created. There is also the blockades that we have seen in many roads and that’s simply is a crime. It is affecting the supply of food, the supply of oxygen, the supply of vaccines. We have seen influence of armed groups in certain regions so that they blockades are done or they trying to intimidate the truck drivers who want to move along the country taking food and supplies and the purpose behind that is that we have … to since we have to act with law and order capacities, they just want with ambition to see clashes between the police and the military with those groups so that there’s some mistake that is committed and, if there’s a mistake that is committed that becomes lethal, then we see the next cycle which is to destroy the credibility and the confidence, the trust in the good name of Colombia and I think we all have as society to say well that’s not the way.

The President of Ecuador, among others, say (sic) that there is evidence of Venezuelan infiltrations in the violence. Do you agree?

People that have acted with violence, the attorney general of Colombia has already demonstrated the linkages between those groups with our groups like the dissidences of Farc or ELN, you name it. But also the way that fake news has been deployed around the world and in social media, you clearly can see the influence of foreign governments that want to destabilize Colombia. There’s no doubt I value what President Moreno did because his intelligence was clear in saying we have seen criminal groups that have linkages with the Maduro regime and, also we know that Maduro and his croonies have always looked at Colombia as the jewel to be conquered and that’s why they want to make an influence in the election for 2022. That’s why they want to move resources; that’s why they want to provide support two candidates that have a vision that is shared with them.

Have violent protesters violated the fundamental rights of other citizens?

Violent protests are violating human rights? Of course. I mean why should someone destroy the public transformation (sic) system that benefits the poorest of the poor, why some people believe that they have to blockade so that they break the supply chain to take food to a municipality or a city, why do they want to prevent all the chemicals that are needed for water provision, water and sewerage in cities, to get to the cities? It is because it’s a sabotage operation; that’s why we have to say no to every single blockade because it’s an abuse; it’s not based on the law, and it is a crime. There is a broad majority of Colombians who wake up every day with the expectation of recovery, of recovering what they had before the pandemic, people that want to work, people that want to study, people that want to find an opportunity and the only way that those things can be met is with an economic recovery, the only way that those things can be met is with massive vaccination, the only way that those things can be met is to (sic) having normality in the supply chain around the country.

(Texto relacionado: La Canciller Blum circula video que acusa a Petro de terrorismo)

What would your message be to those calling your administration a right-wing authoritarian regime?

There was a very distinguished senator from New York who was Daniel Patrick Moynihan and there was a sentence that was attributed to Mark Twain but he used it a lot and is that (sic) in politics you’re entitled to your own opinions but not to your own facts and we are a democratically elected government with the most important turnout in Colombian history with more than 10 million votes. How do I feel when people say that I’m a right wing authoritarian president? Is it a right-wing authoritarian regime a government that provides temporary protection status to more than 1.8 million migrants? Well, you see in the world how the extreme right uses xenophobic sentiments to refer to migration. How can a government be called authoritarian right-wing, a government that is promoting no- conventional renewable energies like no other time before in Colombia, that is promoting clean transportation, that is protecting the Amazon on a high altitude ecosystems and the circular economy that is making the challenge of reducing by 51% that were CO2 emissions in 2030 and reaching carbon neutrality by 2050. How can a government that has provided the largest budget for education ever in Colombia and has provided free public university training to the lowest income families and the middle class for free be called right wing authoritarian regime. For the first time in Colombian history we have viceministers who are openly members of the LGBTI community and, if we connect this, the investment on territory roads, land titling, multipurpose cataster, protection of minorities, we are an inclusive government and I have always trusted in the center and I consider myself an extreme centrist because it’s the way where we have to balance the principles of law and order with the protection of human rights, entrepreneurship with environmental commitment, those kinds of balances are the balances that can only be made in the center you can’t make those balances if you’re in the extreme right or if you’re in the extreme left. Those have been my true commitments; we have governed with those principles and we will continue to embrace those principles.

Are some using the crisis as away (sic) to desestabilize the Government and win the election in 2022?

When I won the election, the candidate that I defeated said that he was going to be in the streets all my term, that he was going to protest all my term, that his purpose was not to let me govern the country. That was said so we know that for some people this is also a political instrument and we have to tell that to the Colombian people and I think seeing all this situation in a pre-election year demonstrates that there’s some people that in their political interest they are not in favor of economic recovery, they are not in favor of massive vaccination, they are not in favor of attending the poorest of the poor because, if those things happen and weakens their speech (sic). The Colombian economy is projected to grow above 5%. Whose interest can be against that? The interest of those who want to capitalize chaos. Who wins if there is a delay in the vaccination program? Those who want to build their political ambitions through chaos. Who could be interested in generating a massive healthcare crisis deriving in a spike of new cases that have been triggered by new conglomerates of people? Those who want to grow their political ambitions through chaos. But that’s not by patriotic at all; that is not honorable at all. So, I think it’s very important that Colombians know that because they should elect a president in 2022 that is committed to the things that I have mentioned pass and move and are part of the reality because we’re thinking about the benefits of all society. Someone who wants to build their (sic) ascent into power through chaos despair frustration, that’s not the kind of president Colombia needs in 2022.

How was Colombia doing before pre-pandemic? What does the future look like?

When I had my oath of office in August 2018 they got the economy was growing at 1.7%; by the end of 2019, it was growing 3.4%. We almost doubled the growth, the lowest fiscal deficit in eight years and, for the first time in a decade, the primary fiscal deficit surplus. We had the best year in tourism; we had industrial growth; we had foreign direct investment coming with enthusiasm to Colombia; we were increasing formal jobs and all those things were giving us the right motivation so that 2020 could have been a year that we could have grown above 5%. But then the pandemic came and, obviously, we had an increase in the deficit, we had a reduction in GDP growth, we had to make all this social safety net programs and, obviously, we’re now seeing some of the consequences, the social consequences of the effects of the pandemic. The most challenging thing today is that recovery has started. The recession is over. We had negative growth in the secondary trimester 2020; we had negative growth on the third trimester 2020; we had negative growth on the fourth trimester 2020. But now, on the first trimester of 2021, we began to grow again one point 1% and this is a demonstration of how resilient we are. We have now the possibility to grow in 2021 above 5%. I think we’re very close to get to pre-pandemic unemployment levels and, if we get to move on growth and vaccination and at the same time open opportunities for the poorest of the poor, I think we can end 2021 with a Colombia based on a positive sentiment. It is going to be complicated in a sense that we know that we have to address social unrest but, at the same time, we have to be tough on those who have acted with criminality. But I think this is the right opportunity to bring people together and be able to generate pacts regionally and nationally to address this situation.

(Le puede interesar: La presentación del cuñado de Álvaro Uribe)

What is the biggest challenge for a democracy in Latin America?

In the times we live, fake news and misinformation moves at the speed of light while reasonable sentiments and explanations and pedagogy moves in horse and that is something that is going to make democracy more complicated around the world because you need to adapt reason, facts and the possibility of building consensus at the same rapid velocity as fake news moves. We must act together and build together a nation that can put an end to polarization, but the issue is polarization is not just in Colombia. You have it in the United states, you have it in France, you have in the United Kingdom. Why? Because in the politics we live, in the world we live, there are more political leaders that focus on how can they make more likes than how can they make more proposals, how can they be more flashy than more practical or reasonable. Those are the challenges that we have now not only in Colombia but in the world politics. But we have to move faster on the arguments that the fake news does in social media to put an end to polarization. We need to go back and build the idea of having the sentiment or the ambition for greatness and not just the ambition for popularity.

*Laura Gil, politóloga e internacionalista, directora de La Línea del Medio, @lauraggils

2 COMENTARIOS

  1. Gobierno ilegítimo recurriendo a las mentiras para sostenerse ante el mundo como democrático. Nada raro pero si preocupante porque mientras comete todos los atropellos, pretende lavar sus culpas en en exterior. La maldad hecha Duque.

  2. Olvidó el psubpresidente-meme que, ya, nadie comemos cuentos escritos por Luigi Echeverry, ni acá ni el exterior.Son muy evidentes los abusos y crímenes de la policía: más de 50 muertos, cientos de desaparecidos,torturas, violaciones y connivencia con los paramilitares que se califican como”gente de bien”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here