Las penosas contradicciones del crédito a los pobres

0
1039

About The Author

El premio nobel Muhammad Yunus, quien promovió con relativo éxito el modelo financiero del microcrédito está sugiriendo un nuevo ejercicio de banco para los pobres.

La Banca del microcrédito ha mostrado ser rentable y seguramente útil, pero ha sido duramente cuestionada por su urgencia de rentabilidad para los dueños del Capital, lo cual se traduce en un costo financiero insostenible para los emprendimientos populares.

Una sencilla reflexión sobre los costos del dinero para la economía popular la pone patas arriba rápidamente. Veamos la siguiente tabla:

1) La tabla compara los créditos comerciales que corresponde a los ponderados de la cartera ordinaria y de consumo, digámoslo así del común de los clientes, con los otros créditos que corresponden al crédito a los pobres o el microcrédito.

2) Las mejores condiciones de tasas de interés, las más bajas se registraron en el 2020 a propósito de las políticas del gobierno para contrarrestar los efectos negativos del aislamiento social. En este tiempo el Banco República prácticamente llevo a 0% las tasa de interés. Al contrario, las peores condiciones de tasas de interés se registran hoy, en el 2023, por presión del Banco República para desacelerar la economía, encareciendo el crédito y llevando sus tasas a más de 2 dígitos, tasas nunca vistas en los últimos 30 años. Esta es la teoría del decrecimiento que opera en el Banco República

3) En la tabla se observa que en el 2020 la tasa de interés del microcrédito estuvo 20.4 puntos por encima del crédito comercial y la tasa de mora límite del microcrédito 30.6 puntos más costosa. UNA era EL DOBLE de la OTRA y esto significaba para una economía popular tasas del 37.72% y de usura del 56.58%. NO, no hay un error, ciertamente 56.58%.

4) Ahora en el 2023, con presión a tasas al alza, los créditos del común de los clientes han subido en efecto de un 17.32% a un 28.84%, es decir aproximadamente un 64% más costosa. Sin embargo, las tasas de los microcréditos prácticamente se conservan, creciendo un 1.4% solamente puesto que éstos ya estaban en el techo. Veámoslo de esta manera: el microcrédito, en las mejores condiciones de tasas, no tuvo mayor respiro en el 2020 y sus costos financieros son prácticamente similares con beneficios o sin beneficios de la política económica del Banco de la República. Esto es grave, la política monetaria y el microcrédito al parecer no se hablan.

5) Obsérvese que la tasa de un cliente común del 2023 es del 28.84%, es decir, la costosa, la que se impone para que los negocios y el consumo no crezcan o decrezcan, mientras la tasa del microcrédito, en la pandemia, cuando el República promovió en el 2020, el “casi 0%” para que los negocios prosperaran o no se quebraran era del 37.72%. ¡Sin comentarios!

6) Atención a esta otra distorsión: La tasas de usura de los clientes comunes hoy es del 43.26%, por encima es ilegal y da prisión y la tasa comercial del microcrédito es del 39.2%, casi que en el límite penal de los primeros. Sin forzarlo y en el mismo contexto, la tasa de usura de los clientes comunes en octubre del 2022 o sea hace 3 meses era del 36.92% que es una tasa inferior al 39.2% que se cobra hoy como normal en un microcrédito.

7) Por supuesto que el gobierno en su momento para activar el negocio del microcrédito en Colombia ajustó el concepto de usura, creando una tasa para los créditos de clientes que denominamos como comunes y una tasa de usura para el microcrédito. Esto obedece a que la práctica de conceder operaciones pequeñas en economías frágiles requiere estudios, acompañamiento, inclusión y sobrecostos frente a un crédito estándar. Es decir, los sobrecostos no son una apropiación de los bancos como podrían decir sus contradictores sino más bien el costo de penetrar este servicio de la manera que se hace. Esto no cambia el análisis. Hay algo que debe funcionar de otra manera y ese es el sentido de la propuesta de YUNUS.

8) Tasa de interés y usura fue la misma vaina años, muchos años atrás. La Usura hoy en día es cualquier tasa, una ayer y otra mañana o sea es un referente, una o más veces el precio de la demanda y oferta de crédito. La pregunta que hacemos es por qué es la usura el 1.5 de la corriente y no mejor el 1,2% o cualquier otra inferior? Al menos en el microcrédito no debe haber tasa de usura. Hay que superarla.

9) En suma, la propuesta va a CREAR UN BANCO PARA LOS POBRES a diferencia de un Banco de ricos para prestarle servicios a los pobres. Es decir, un Banco social cuyos excedentes se reinviertan y que estructure economías rentables y sostenibles desde el punto de vista de la lógica de la economía popular. Es clara nuestra constitución en su artículo 333 anota: “…La libre competencia económica es un derecho de todos que supone responsabilidades. La empresa, como base del desarrollo, tiene una función social que implica obligaciones. El Estado fortalecerá las organizaciones solidarias y estimulará el desarrollo empresarial.  En ese sentido ya hay una primera aproximación.

*Gabriel Suárez. Economista. Socio de Márgenes SAS

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.